jueves, 9 de noviembre de 2017

Charla sobre el libro Crecer sin Escuela a cargo de Bippan Norberg


Charla gratuita sobre el libro "Crecer sin Escuela" 
a cargo de Bippan Norberg
Miércoles 29 de noviembre a las 18h.
En Ca l'Agnès - Llíber


Bippan Norberg, como coautora del libro cuenta como fue el proceso de decidir no escolarizar a sus hijos y cómo lo hizo en la práctica. Es una interesante investigación sobre cómo funciona el aprendizaje cuando el niño está libre para aprender lo que le interesa y a su manera. Cuestiona la fe absoluta que tenemos en la escuela como único modelo y cómo la escuela y todos los padres/madres podrían aprender de esta experiencia.

Es necesario confirmar asistencia enviando WhatsApp
al nº 638 893 371

SINOPSIS DEL LIBRO: Dos madres que no han escolarizado a sus hijos cuentan sus experiencias. Es un relato muy personal que cuenta cómo empezaron a abrirse a esta posibilidad, cómo lo han hecho en la práctica del día a día, las dificultades y las alegrías, lo que han aprendido gracias a esto sobre el aprendizaje de los niños y también sobre cómo nosotros los adultos seguimos aprendiendo toda la vida. Ahora, cuando sus hijos son adultos, reflexionan sobre el proceso y el resultado.

El libro cuestiona la fe absoluta que nuestra sociedad tiene en la institución escolar. “Hay que comer y beber para poder vivir, y hay que ir a la escuela para aprender”.

Esperamos que este libro pueda servir de inspiración a los padres y madres que están interesados en no escolarizar a sus hijos, pero también que sea de interés para la educación en general: padres y madres, maestros, pedagogos, psicólogos, políticos etc. Hay crisis en la escuela, nadie puede negarlo, con mucho fracaso escolar, mucho malestar, vandalismo, desánimo en general. En este libro mostramos que es posible para los niños y niñas crecer sin ir a la escuela sin tener apenas  instrucciones de tipo escolar, y más tarde incorporarse en formaciones o trabajos que les interesen. Si esto es posible, ¿por qué entonces sacar a tantos peques de la cama temprano llorando, forzarles a estar sentados, quietos y en silencio, obligarlos a pasar horas con deberes, a sentirse fracasados por las malas notas, etc.? ¿Por qué tanto sufrimiento cuando no es necesario nada de esto? ¿No podríamos crear otros ambientes y otras posibilidades para los niños, más en armonía con su naturaleza y para su bienestar? ¿Podrían los maestros tener trabajos más relajados y  satisfactorios enseñando solamente a aquellos que quieren aprender, niños y adultos juntos?



No hay comentarios: