miércoles, 29 de abril de 2015

Alimentación macrobiótica/energética para niñas y niños.


Los hábitos dietéticos se instauran en la temprana infancia. Las dietas vegetarianas ofrecen a tu hijo/a la oportunidad de aprender a disfrutar de una gran variedad de alimentos maravillosos y nutritivos. Estos alimentos proporcionan una excelente nutrición en todas las etapas de la infancia, desde el nacimiento hasta la adolescencia.

Bebés

El mejor alimento para los recién nacidos es la leche materna, y cuanto más tiempo sea amamantado el bebé, mucho mejor. Si tu bebé no está siendo amamantado, las fórmulas infantiles son una buena alternativa y se encuentran ampliamente disponibles. No utilices leche de soja. Los bebés poseen necesidades especiales y requieren una fórmula que esté desarrollada especialmente para esos requisitos. tampoco es conveniente darles otras leches vegetales como la de arroz o avena ya que no tienen el alimento adecuado.
Los bebés no necesitan ningún otro alimento aparte de la leche materna durante los primeros meses de vida. Los bebés amamantados necesitan unas dos horas semanales de exposición moderada al sol para producir vitamina D. Algunos bebés, especialmente aquellos que viven en climas nubosos, puede que no lleguen a elaborar cantidades suficientes de vitamina D. En tal caso, podrían ser necesarios suplementos de vitamina D.
Las mujeres vegetarianas que están amamantando deberían también asegurarse de que incluyen buenas fuentes de vitamina B12 en su dieta, pues su ingestión puede influir en los niveles que llegan a la leche materna. 
La leche materna debería ser utilizada durante al menos el primer año de vida del bebé. Alrededor de los cuatro o cinco meses de edad, o cuando el peso del bebé se haya duplicado, se puede añadir otros alimentos a su alimentación.
Introduce un alimento nuevo cada vez, a intervalos de una o dos semanas. Las siguientes directrices proporcionan un plan flexible para la introducción de alimentos en la alimentación del bebé.

Cinco-seis meses

Prueba primero poco a poco con la crema-leche de arroz integral (1 de cereal x10 de agua) puesto que es el cereal que menos alergias provoca. Mézclala con un poco de leche materna y prueba a dársela con cucharilla o biberón. Posteriormente ofrece al bebé cremas de cereal combinando arroz integral, arroz dulce, cebada, mijo, avena o quinoa, Haz la crema tú en casa y evita las mezclas de harinas preparadas aunque sean integrales y ecológicas.

Seis a ocho meses

Introduce las verduras. Deben estar bien cocidas y trituradas. Las judías verdes, las zanahorias, calabaza, calabacín, puerro, coliflor, brócoli,  y guisantes frescos son buenas opciones iniciales. también puedes combinar las papillas de cereales con un 10% de proteína vegetal ligera como lentejas rojas o guisantes secos muy bien cocinados
Introduce las frutas a continuación. Prueba con compota de manzana.
A los ocho meses de edad, la mayoría de los bebés pueden comer galletas o pan de buena calidad. Además, alrededor también de los ocho meses, los bebés pueden empezar a comer alimentos más ricos en proteínas como el tempeh, garbanzos, azukis o alubias bien cocidas y trituradas. 
Si tu opción no es vegetariana, puedes introducir un poco de pescado blanco hervido o al vapor en los purés.

Nueve a doce meses

Introduce una pequeña cantidad de pasta integral y empieza a darle verdura en trozos. a partir de los doce meses, la niña/o podrá comer casi lo mismo que las personas adultas, incluidas semillas, frutos secos, etc.

Niños/as

Los niños tienen unas necesidades elevadas de calorías y nutrientes, pero su estómago es pequeño. Ofrece a tu niño/a frecuentes tentempiés, e incluye en su alimentación algunos alimentos menos “voluminosos” como cereales integrales, trozos grandes de verdura y alguna fruta. No obstante, limita los zumos, pues los niños pueden hincharse bebiéndolos, prefiriendo su sabor dulce antes que otros alimentos.
Algunos alimentos, como algunas papas fritas, los cacahuetes y las uvas, pueden representar un riesgo de asfixia. Asegúrate de cortar los alimentos en trozos pequeños y anima al niño/a a masticar bien la comida antes de tragar.
Las necesidades calóricas varían de un niño a otro. Las siguientes directrices son generales.

Los grupos de alimentos para los niños/as

  • Panes y cereales
    Incluye todos los panes integrales, pasteles de cereales, cereales integrales, pasta y las galletas SIN AZÚCAR.
  • Legumbres, frutos secos y semillas 
    Incluye cualquier legumbre cocida como las lentejas, los guisantes partioas, azuki, judías y garbanzos; el tofu, el tempeh, todos los frutos secos y cremas de frutos secos, las semillas y el tahín (mantequilla de sésamo).
  • Verduras 
    Incluye todas las verduras crudas o cocidas que se pueden adquirir frescas. También incluye los jugos naturales de verduras.
  • Frutas
    Incluye todas las frutas frescas excepto las tropicales en climas mediterráneos, los zumos de fruta 100% en pequeña cantidad. las frutas se pueden tomar cocinadas y ocasionalmente crudas.

Raciones recomendadas a nivel general (hay que adaptar las raciones a las necesidades de cada niña/o)

  • De 1 a 4 años de edad
    • Panes y cereales: 6 o más raciones; una ración equivale a entre ½ y 1 rebanada de pan; de ¼ a ½ taza de cereal cocido o pasta; de ½ a 1 taza de crema de cereales de desayuno
    • Legumbres, frutos secos y semillas: 2 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de porotos alubias cocidos, tofu, tempeh o TVP; de 40 a 80 gramos de sustituto de carne; de 1 a 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos
    • Verduras: 2 o más raciones; una ración equivale a entre ¼ y ½ taza de verduras cocidas o entre ½ y 1 taza de verduras crudas
    • Frutas: 1 ración que equivale a 1 fruta mediana
    • Grasas: 2-3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de aceite
  • De 4 a 6 años de edad
    • Panes y cereales: 6 o más raciones; una ración equivale a 1 rebanada de pan; ½ taza de cereal cocido o pasta; de ¾ a 1 taza de crema de cereales de desayuno
    • Legumbres, frutos secos y semillas: de 1½ a 3 raciones; una ración equivale a ½ taza de alubias cocidos, tofu, tempeh, 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos
    • Verduras: de 2 a 1½ raciones; una ración equivale a ½ taza de verduras cocidas o ½ taza de verduras crudas
    • Frutas: una ración que equivale 1 fruta mediana
    • Grasas: 2-3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de aceite
  • De 7 a 12 años de edad
    • Panes y cereales: 7 o más raciones; una ración equivale a 1 rebanada de pan; 1 taza de cereal cocido o pasta.
    • Legumbres, frutos secos y semillas: 3 o más raciones; una ración equivale a ½ taza de alubias cocidas, tofu, tempeh, 2 cucharadas de frutos secos, semillas o cremas de ambos
    • Verduras: 4 o más raciones; una ración equivale a 1 taza de verduras cocidas o ½  taza de verduras crudas.
    • Frutas: 1 ración que equivale a 1 fruta mediana
    • Grasas: 2-3 raciones; una ración equivale a 1 cucharadita de aceite
Nota: Los tamaños de ración pueden variar en función de la edad del niño.
Para añadir más calorías a la dieta, incluye más raciones de mantequillas de frutos secos, frutas desecadas, productos de soja y otros alimentos ricos en calorías.
Asegúrate de incluir una fuente fiable de vitamina B12 y hierro con regularidad. 
Si los niños no obtienen una exposición frecuente al sol (exponiendo las manos y la cara entre 20 y 30 minutos al sol estival dos o tres veces por semana), lo cual promueve la síntesis de vitamina D, existen alimentos enriquecidos y suplementos.

Adaptado de Simply Vegan, 3ª ed., 1999, pgs. 194-195. The Vegetarian Resource Group, P.O. Box 1463, Baltimore, MD 21203; 410-366-8343 y La alimentación de nuestros hijos de Montse Bradford.


domingo, 26 de abril de 2015

LA MENOPAUSIA


En la menopausia hay un déficit de Yin del elemento agua. ¿Cómo se puede fortalecer esto a la vez que se evitan sofocos y se favorece la prevención de la osteoporosis? ¿Qué alimentos nos ayudan a mejorar la salud en esta etapa de la vida de la mujer?
Introducción a la medicina tradicional china
La medicina tradicional china se rige según la teoría de los cinco elementos, una forma de clasificar los fenómenos naturales y sus interrelaciones. Estos cinco elementos son agua, madera, fuego, tierra y metal; y los dos ciclos de relación, el ciclo de creación (Sheng) y el de destrucción (Ko). Hay que añadir que hay un carácter dinámico y de transformación entre los elementos, por lo que también se llama teoría de las cinco fases o de los cinco movimientos.
La medicina tradicional china se basa en el concepto de Qi o energía vital equilibrada. El Qi recorre el cuerpo de las personas a través de los meridianos energéticos y se puede ver afectado por las fuerzas opuestas del Yin y el Yang. Según esta medicina, la enfermedad aparece cuando se altera el flujo de energía vital y se desequilibran el Yin y el Yang. Además, también es importante destacar el Jing (la esencia del riñón), la sustancia fundamental más importante de donde provienen los seres vivos. Esta sustancia se almacena en los riñones y puede ser congénita o adquirida. La esencia congénita es para toda la vida. Cuando se pierde aparecen síntomas físicos del envejecimiento y de la menopausia; circunstancias como el exceso de trabajo, de actividad física y sexual, el estrés, dormir demasiado o comer de forma exagerada aceleran esta pérdida de Jing. Así, los riñones, que pertenecen al elemento agua, contienen la energía vital que nutre las raíces Yin y Yang del organismo; y según la medicina tradicional china, se encargan, entre otros, de lo siguiente:
·         la fuerza física y sexual
·         la distribución de los líquidos
·         la estructura ósea, la médula y el mar de la médula (el cerebro)
·         el aparato reproductor
·         las glándulas de secreciones internas (suprarrenales, gónadas, tiroides, paratiroides)
·         pelo, oídos
Estos conceptos previos nos ayudan a entender mejor qué pasa en el proceso de la menopausia y a comprender los síntomas principales que la mujer a menudo tiene durante esta etapa de la vida.
Qué pasa en la menopausia según la medicina tradicional china
En medicina tradicional china la vida de la mujer se cuenta en ciclos de siete años. La primera menstruación aparece hacia los catorce (7×2) y la última, con 49 (7×7), cuando los ovarios dejan de funcionar.
La menopausia se asocia con la disminución progresiva y natural de la esencia del riñón (del Jing). Tanto en hombres como en mujeres, conforme envejecemos, la debilidad del riñón se manifiesta en los sentidos y tejidos relacionados: el pelo se vuelve blanco, hay pérdida de la capacidad auditiva, etc.
En la menopausia, sobre todo hay un déficit de Yin del elemento agua. Eso tiene síntomas asociados como sofocos, cambios de humor o sequedad vaginal, que pueden ser consecuencia de un estado de desequilibrio en relación con los otros cuatro elementos citados.
En la menopausia hay sobretodo un déficit de Yin del elemento agua
Los trastornos de la menopausia no son solo un desequilibrio hormonal, sino que están relacionados con la disminución del Qi y la debilidad de la sangre. Son más graves en mujeres con un desarrollo de la pubertad más tardío y escaso, que indica insuficiencia de los riñones. En tal caso, el Qi renal heredado es escaso y la menopausia puede llegar antes, ya que el almacén de Jing es más bajo.
Como ya hemos dicho, la mayoría de los trastornos de la menopausia se explican por la disminución de la energía del elemento agua. Si no hay bastante agua, el fuego se descontrola (el agua no puede apagar el fuego, según el ciclo Sheng). Entonces aparecen taquicardias, irritabilidad, sudores, sofocos y mareos. También el exceso de fuego puede producir sequedad y calor, que se manifiesta en las mucosas, ricas en agua por naturaleza, especialmente vagina y ojos. Un exceso de fuego asociado al hígado puede producir también explosiones de ira y trastornos emocionales. La debilidad generalizada del Yin y del Yang renales se manifiesta en dolores lumbares, brotes aleatorios de frío y de calor, mareos y ruidos en los oídos. Además, la debilidad o insuficiencia de la sangre (sustancia Yin), hace que el Yang se descontrole y provoque más calor interno y sequedad.
Según si hay más insuficiencia de Yin o de Yang, aparecerán síntomas de tipo calor o de tipo frío, respectivamente. Por eso hay que valorar cuáles predominan en cada mujer, ya que con unas pautas alimentarias adecuadas pueden mejorar su calidad de vida. Además, a menudo, durante, y sobre todo después de la menopausia, el peso suele variar, entre otras cosas porque parte del tejido muscular (metabólicamente más activo), se convierte en tejido adiposo (metabólicamente menos activo); por eso se aconseja ajustar las pautas alimentarias, que deberán ser más bajas en calorías, pero nutritivas del elemento agua.
Pautas dietéticas generales:
·         Como alimentos antienvejecimiento, están los que fortalecen el elemento agua (los riñones), como por ejemplo cereales en grano, legumbres (azuki y soja negra), alimentos oscuros, sopas de cereales con legumbres, raíces, caldos de huesos y espinas, yema de huevo, col verde, sésamo negro, nueces, castañas, etc.
·         Hay que evitar las solanáceas (tomate y derivados, berenjena, patata y pimientos): desmineralizan los huesos y son pro-inflamatorias.
·         Es muy importante tomar cada día semillas de sésamo ligeramente tostado y triturado (para absorber todo el calcio que contiene), de girasol (muy ricas en aminoácidos) y de calabaza (con zinc, muy interesante para la formación de tejido).
·         Para garantizar una buena absorción del calcio y del resto de nutrientes, hay que tomar alimentos fermentados como miso, tempeh, tamari (derivados de la soja) o chucrut, que ayudan a mantener la flora intestinal en buen estado; además, los que tienen un sabor ácido (el chucrut genera ácido láctico) ayudan a digerir y a absorber mejor los nutrientes. Además, los derivados de la soja contienen fitoestrógenos, interesantes en la primera fase de la menopausia.
·         Hay que añadir alimentos ricos en minerales, como las algas (en caldos, estofados, ensaladas…).
·         Resulta interesante incluir en la dieta germinados, muy ricos en vitaminas y minerales, sobre todo de alfalfa (rico en hierro).
− Hay que evitar al máximo:
1.      El chocolate (sobre todo si no llega a un 70%).
2.      El café y el té (excepto el de tres años, que es muy remineralizante, como la ortiga blanca), ya que son excitantes.
3.      Las bebidas con gas o con azúcar, que desmineralizan los huesos.
4.      La carne.
5.      El alcohol.
6.      El azúcar y todos los productos de bollería y con harinas refinadas.
7.      La sal que no sea marina.
Pautas dietéticas específicas para mujeres con déficit de Yin (síntomas de calor)
La alimentación debe ser reguladora, nutritiva y ligeramente yin, refrescante y muy hidratante, dirigida a nutrir el Yin de riñón; y evitar diuréticos y estimulantes. Es aconsejable también hacer ejercicios de respiración y relajación. Algunos alimentos recomendados son azukis, tofu (de naturaleza fresca), miso, tamari, peras (lubricantes), manzanas, lechugas, sésamo negro, soja negra, alimentos del mar (algas y peces con espinas), calabaza y pipas de calabaza. Las cocciones deben ser cortas, con el objetivo de refrescar.
Pautas dietéticas específicas para mujeres con déficit de Yang (síntomas de frío)
La alimentación debe ser nutritiva, ligeramente yang y caliente, dirigida a fortalecer los riñones, a nutrirlos y calentarlos, y mantener una vida activa. Se pueden poner compresas de jengibre en la zona de los riñones para calentarlos. Algunos alimentos recomendados son azukis, lentejas, sésamo, algas, miso, castañas, puerros, trigo sarraceno, nueces, especies como la canela, piel de mandarina seca y jengibre. Hay que controlar la sal para prevenir la retención de líquidos y hacer cocciones largas, para calentar los alimentos, que después nos calentarán el elemento agua.
Consejos saludables para mejorar la salud en esta etapa de la mujer.
·         Tomar el sol cada día unos veinte minutos para sintetizar vitamina D.
·         Optar por alimentos integrales, completos, frescos y naturales, ecológicos, locales y estacionales.
·         Escoger verduras de hoja verde (excepto espinacas), coles y familia de las coles, raíces (zanahorias, chirivías, nabos, rábanos…), y verduras como cebollas y ajos, apio…
·         Caldos caseros con algas y huesos o espinas cocinados con un poco de vinagre de manzana no pasteurizado para favorecer el paso de los minerales al caldo.
·         Introducir legumbres a la dieta, que refuerzan los riñones, regulan el azúcar en sangre, nutren y son una buena fuente de fibra y otros nutrientes.
·         Tomar soja ecológica fermentada (tempeh, miso, tamari, natto) para cuidar el sistema digestivo y por su contenido en fitoestrógenos.
·         Consumir cereales enteros integrales y ecológicos (en remojo y espumados si es necesario).
·         Tomar aceites y grasas saludables para retener la vitamina D: de oliva, de sésamo, de lino, semillas y frutos secos, pescado salvaje…
·         Utilizar sal marina sin aditivos.
·         Practicar ejercicio de puntas y talones si hay osteoporosis.
Otros hábitos y recomendaciones
·         Mantener el ejercicio físico, mental y sexual.
·         Para las sofocos: hacer baños de pies calientes.

·         Para prevenir la osteoporosis: realizar ejercicios de fuerza, tomar verduras de hoja verde, algas, sésamo y cola de caballo en polvo.

Fuente: http://www.soycomocomo.es/reportajes/la-menopausia-segun-la-medicina-tradicional-china/

domingo, 12 de abril de 2015

BENEFICIOS DE LA COL FERMENTADA O CHUCRUT



Una porción de una taza de col fermentada proporciona alrededor de una cuarta parte de nuestro valor diario de vitamina K, el 35 por ciento de nuestra vitamina C, el 12 por ciento de hierro, cuatro gramos de fibra y sólo 32 calorías-todo más biodisponibles debido al proceso de fermentación.

Los beneficios más importantes que se pueden obtener de su consumo son: 

1. Previene el cáncer
En 2005, investigadores de Polonia informó que la ingesta elevada de repollo / col fermentada en niñas de 12-13 años reduce el riesgo de cáncer de mama en la edad adulta. Las mujeres que comían por lo menos tres porciones por semana de col cruda o cocida corto y chucrut tenían un riesgo significativamente reducido en comparación con los que tenían sólo una porción por semana.
Científicos apuntan que los glucosinolatos en la col (componentes naturales en muchas plantas picantes) ayudaron a disminuir el daño del ADN y la mutación celular, y también bloquearon procesos que estimulan el crecimiento celular excesivo, que generalmente conduce a los tumores. El proceso de fermentación rompe los glucosinolatos en isoticianatos y otros compuestos que estimulan las células precancerosas a autodestruirse.
Otros estudios han reportado resultados similares. En 2012, el cáncer de Nutrición mostró que el consumo de col y col estaba relacionado con una reducción significativa en la incidencia de cáncer de mama. Un segundo estudio 2012 también informó que los jugos de col y chucrut primas podrían afectar los genes implicados en la activación de carcinógenos, ejerciendo la actividad anti-cancerígena.

2. Aumenta la capacidad inmunitaria
La chucrut es una buena fuente de bacterias probióticas amigables que ayudan a aumentar la inmunidad. En 2005, científicos encontraron que contenía bacterias ( lactobacilos ) que podría combatir la gripe aviar. Los investigadores dieron kimchi, un plato de col picante similar al chucrut a pollos infectados con la gripe aviar, y una semana más tarde la mayoría se habían recuperado.
En un estudio de 2012 publicado en el British Journal of Nutrition , los científicos encontraron que los probióticos como los encontrados en el chucrut elevaron los niveles del anticuerpo IgG3 sistema inmunológico hasta en un 66 por ciento.
Un estudio posterior 2013 también encontró que el jugo de chucrut fermentado podría ser utilizado "como un antifúngico y agente antibacteriano para curar enfermedades infecciosas". De hecho, el jugo actuó  de manera más  eficiente contra agentes infecciosos fúngicos que un antibiótico comercialmente disponible.

3. Facilita la digestión y es una fuente mejor de probióticos que el yogur.
Además de fortalecer el sistema inmunológico, los probióticos del chucrut ayudan a facilitar la digestión, el reequilibrio de los intestinos y mejoran la salud en general. De hecho, las verduras encurtidas como la chucrut, pepinillos, aceitunas, kimchi, y otras desde hace mucho tiempo se han servido con las comidas para mejorar la digestión.
La fermentación crea un ambiente donde la flora amigable puede proliferar. La chucrut es el mejor de los probióticos,  incluso que el yogur. De hecho, el chucrut era un antiguo remedio casero para el estreñimiento y otras formas de malestar estomacal, y ahora se cree que ayuda a combatir la distensión abdominal, diarrea del viajero, y el síndrome del intestino irritable, también.
Un estudio de 2006 en el Journal of Applied Microbiology señaló que las bacterias del ácido láctico en el chucrut ayudan a mejorar no sólo la función inmune, pero la salud del tracto intestinal. Debido a que no es calentada o pasteurizada, está llena de enzimas que hacen que sea fácil de digerir. Proporciona aproximadamente el 16 por ciento del requerimiento diario de fibra, que también es buena para la digestión y la salud del corazón.

4. Control los niveles de azúcar en la sangre
Alimentos fermentados como el chucrut ralentizar el vaciado del estómago, lo que ayuda a reducir los niveles de glucosa en sangre. Un estudio de 2012 encontró que los extractos de judías mungo fermentada reducen significativamente los niveles de azúcar en la sangre en ratones diabéticos. Un estudio en humanos a principios de 2005 encontró que los alimentos fermentados como el chucrut pueden reducir los picos de azúcar en la sangre después de las comidas, creando resultados comparables ciertos medicamentos para la diabetes.

FUENTE: http://renegadehealth.com/blog/2014/06/25/5-health-benefits-of-sauerkraut-including-helping-to-prevent-cancer