jueves, 26 de diciembre de 2013

SEMILLAS DE LIBERTAD (Documental)



La historia de la semilla se ha convertido en una de las pérdidas, el control, la dependencia y la deuda. Ha sido escrito por aquellos que quieren obtener beneficios vasto de nuestro sistema alimentario, no importa cuál sea el costo real. Es hora de cambiar la historia.

Producido por la Fundación Gaia y la Red de Biodiversidad de África, en colaboración con MELCA Etiopía, Internacional Navdanya y GRAIN.

sábado, 21 de diciembre de 2013

FORTALECER NUESTROS RIÑONES, VEJIGA Y SISTEMA REPRODUCTOR ANTE LA LLEGADA DEL FRÍO



Estamos en un momento crítico en que podemos observar que los hábitos y pautas de vida de nuestra sociedad no funcionan. Hemos modificado los valores de vida sólidos construidos durante miles de años, por otros totalmente superficiales y sin sentido común. Valoramos todo lo “exterior” e ignoramos todo lo “interior”: nuestras cualidades humanas, nuestras virtudes y calidad de corazón. Como estamos en un mundo dualista, toda acción genera una reacción, y las reacciones que estamos recogiendo ahora son de desequilibrio a todos los niveles de nuestro ser.

La mente ha superado al corazón y es un precio muy alto a pagar… A nivel físico, siempre existen y existirán gérmenes, virus, bacterias, etc… ¡es la vida! Pero si estamos fuertes y con energía, no estaremos afectados por la gripe o cualquier otra enfermedad. Hay que revitalizar nuestro sistema inmunitario, que es realmente el conjunto de todos nuestros sistemas: circulatorio, respiratorio, digestivo, nervioso, óseo, reproductor, endocrino… y a todos nuestros cuerpos (físico, emocional, mental), ya que cualquier desequilibrio en uno de ellos, nos afectará a nivel global. Hay que buscar la salud integral…

¡Tenemos miedo a la enfermedad porque estamos débiles! A mi entender, la solución no es buscar medicamentos, sino cambiar nuestros hábitos y fortalecernos:
1) Estar consciente de como nos debilitamos,
2) Crear una buena calidad de sangre,
3) Saber como mantenernos fuertes y con energía con nuestros hábitos del día a día.


¡SOMOS LOS Y LAS CREADORES/AS DE NUESTRA VIDA!

Aquí no hay victimas, sino que con nuestro hacer diario, nos creamos nuestro Presente. Ya sabemos que si deseamos tener el mismo futuro, tan sólo hay que seguir con las mismas acciones. Pero si por el contrario, deseamos recoger diferentes frutos, hay que sembrar, hoy, diferentes semillas de las que habitualmente usamos. Es de sentido común, ¡si plantamos melones no podemos recoger zanahorias! ¿Nos gusta lo que estamos recogiendo en nuestra huerta interior en estos momentos?

COMO NOS DEBILITAMOS A NIVEL FISICO

La forma más común depende directamente de la calidad de nuestra alimentación. Qué alimentos usamos y que efectos-reacciones producen en nuestros cuerpos (físico, mental, emocional).

CREAR SALUD EN LA COCINA

Si lo que realmente deseamos es obtener una CALIDAD de VIDA, ENERGIA Y ESTABILIDAD, uno de los primeros pasos, es reflexionar que clase de efectos y energía generan los alimentos que comemos al menos 3 veces al día.
Cada alimento nos genera un efecto, tanto a nivel físico como energético.
Cada alimento tiene su fuerza vital (KI) y de acuerdo a la cantidad y de la forma en que lo consumimos, nos ofrecerá una reacción y energía diferente.


El cocinar, preparar alimentos para generar SALUD, VITALIDAD, EQUILIBRIO y PAZ INTERIOR es un arte olvidado, que hay que volver a recuperar a toda costa. LOS ALIMENTOS QUE PRODUCEN UNA SANGRE ACIDA Y CON ELLO REACCIONES EXTREMAS A NIVEL FISICO, EMOCIONAL Y MENTAL son los siguientes:
- El grupo de las grasas animales saturadas: Carnes, embutidos, excesos de lácteos
- Exceso de horneados (pan, bollería, pizzas…),
- El consumo diario de azúcares refinados: azúcar blanco, azúcar moreno, de caña, miel, sacarinas, fructosa, azúcares artificiales, sirope de arce, chocolate, helados con azúcar, chucherias y golosinas con azúcares rápidos. Bebidas gaseosas azucaradas, pastelería y horneados con azúcares rápidos.
- Exceso de crudos, frutas acidas y tropicales.
- El consumo regular de solanáceas (patata, tomate, berenjena, pimiento.
- Lácteos blandos (mantequillas, leche, yogourt, nata,etc….
- Estimulantes (cafés, bebidas gaseosas azucaradas, etc…)
- Alcohol y vinagres

Mientras por un lado el consumo de grasa saturada nos tensará y bloqueará el hígado, generando tensión, rigidez con emociones cerradas, fuertes y de exceso. Por otro lado, desearemos alimentos o bebidas de efecto opuesto que nos enfríen, nos ayuden a desbloquearnos, nos generen efectos de expansión, evasión, dispersión. Aunque con su consumo nos debilitarán, especialmente el sistema nervioso y nuestros riñones, sintiéndonos sin energía, apáticos y con el sistema inmunitario frágil. Son los dos extremos energéticos, uno no existe sin el otro!



Todos estos alimentos mencionados, producen acidez en la sangre, nos desmineralizan. El cuerpo tenderá a equilibrar esta acidez con reservas de minerales. Si ya no existieran estas reservas, tendrá que obtenerlos de órganos y sistemas, con el consiguiente efecto desmineralizante y debilitante para todo nuestro sistema inmunitario.

¿Nos hemos preguntado el porqué en el otoño aparecen mas problemas de salud, o por lo menos es el principio de ellos? Porque la gente durante los meses de calor, toma un exceso de alimentos y bebidas debilitantes, de energía YIN extrema, tales como: helados, exceso de frutas y crudos, sangría, alcohol…. Con lo que se pierden muchísimos minerales, al mismo tiempo que también se suda más, otro factor importante a tener en consideración.

Y al primer indicio de frío, como la gente esta débil todo el mundo cae, tanto a nivel de gripes, como estados de depresión y cansancio. A nivel global, se usan alimentos y bebidas para compensar: dificultades, problemas emocionales, para satisfacer nuestros sentidos, para ayudarnos a evadir de nuestro stress, de nuestro cansancio, de responsabilidades, para no pensar, sentir…. Se usan los alimentos para equilibrar problemas de otros cuerpos (emocional y mental) de vibración más sutil, que no necesitan alimentos físicos, ya que no tienen sistema digestivo.

HACIA UNA SALUD INTEGRAL

El primer paso es adoptar una alimentación que nos refuerce, nos mantenga un pH de la sangre ligeramente alcalino, y que no nos desmineralice. Una alimentación basada en alimentos integrales, sin procesar, ni refinar. Los alimentos de toda la vida, los usados por nuestros antepasados y principalmente originarios del campo.

Estos alimentos son: CEREALES INTEGRALES en su forma integral y sin procesar, semillas de vida, que nos aportan energía y vitalidad. PROTEINAS VEGETALES (legumbres, tofu, tempeh, seitán), PESCADO, VERDURAS de raíz, redondas y de hoja verde, VERDURAS DEL MAR (ALGAS), SEMILLAS, FRUTOS SECOS, ACEITES VEGETALES, FRUTAS ESTACIONALES, CONDIMENTOS Y ENDULZANTES NATURALES.

Pero adoptar estas pautas no es fácil al principio, hay que tener determinación y hacer lo que decimos que queremos. Muchas personas, creen que están comiendo bien, y realmente, viven en un estado totalmente ilusorio. El comer arroz integral o un poco de alga de vez en cuando, no significa, ni por asomo, estar comiendo saludablemente.

Hay que entender el equilibrio, hay que reaprender a usar estos alimentos olvidados, saber sus combinaciones y sentirnos totalmente satisfechos con ellos. Para ello, hay que desear aprender, estar abiertos, instruirse y practicar a diario.

Ya hemos dicho que con la llegada del frío, (energía Yin), también llegan los resfriados y la temida gripe… Tenemos pues que evitar “yinizarnos”.

Algunas sugerencias prácticas:

- EVITAR: alcoholes, vino, vinagres, azucares refinados, bebidas gaseosas azucaradas, estimulantes, con efectos desmineralizantes.
- Evitar: Todo lo de temperatura fría: helados, cubitos de hielo, bebidas frías…
- EVITAR LOS LACTEOS en todas sus formas. Producen mucosidades, y problemas respiratorios.
- Evitar el uso de la leche de soja y el tofu crudo (hay que cocinarlo).
-También los horneados de harina y cereales procesados (harinas, copos, pan) en general producen muchos problemas respiratorios y de mucosidades.
- Reducir todo lo crudo (ensaladas, fruta) de efecto enfriante
- Evitar pastelería, bollería, levaduras artificiales.
- Evitar el consumo de verduras solanáceas (efectos desmineralizantes): patata, berenjena, tomate, pimiento.
- Reducir el consumo de especies.
- INCREMENTAR: el consumo de cocciones largas en las verduras de raíz y redondas,
- INCREMENTAR el consumo de algas, y sopas de miso.
- Utilizar cereales más invernales: mijo, arroz integral, trigo sarraceno, avena.
- Incrementar la cantidad de aceite en cocciones, pochando cebollas, etc…
- Utilizar estilos de cocción que nos aporten calor profundo: horno, estofados, salteados largos, presión, mantequillas de verduras, etc….
- Incrementar ligeramente los condimentos salados: sal, miso, salsa de soja..
- Incrementando la proteína, para generar más calor, más legumbres, pescado y proteínas vegetales….
- Si deseamos fruta, la tomaremos cocida: compota, horno, plancha, etc….
- Tomar infusiones caliente de tomillo, romero, salvia, regaliz, te de 3 años, incluso puntualmente se les puede añadir unas rodajitas de jengibre fresco.


Si vemos que en un momento dado, empezamos a tener síntomas de resfriado, podemos empezar a tomar inmediatamente echinacea, propolis y tomillo, para poder reforzar nuestro sistema inmunitario. Es un síntoma que nuestros sistemas están cansados y con ello se debilitan. Hay también que incrementar en invierno las horas de sueño.

Creo que si estamos fuertes podremos paliar los contratiempos del cambio estacional y todo lo que este a nuestro alrededor. Las tormentas siempre existirán, pero si el árbol tiene unas buenas raíces, crece con potencia, puede que se zarandee con el viento y la lluvia, pero al día siguiente todavía crecerá con fuerza y vitalidad.
 

 
Artículo escrito por Montse Bradford, publicado en la revista Athanor en el 2006.

lunes, 16 de diciembre de 2013

YOGA Y ALIMENTACIÓN


 
La Mahanarayana Upanishad describe el alimento (anna) como el requisito primordial sin el cual no se puede desarrollar nuestro cuerpo anatómico hasta el nivel espiritual. “El sol irradia calor que evapora el agua, el vapor se convierte en nubes, de las cuales cae lluvia a la tierra. La persona siembra y labra la tierra y produce alimento, el cual, una vez consumido, crea la energía que mantiene el vigor. El vigor engendra disciplina la cual fomenta la fe que proporciona conocimiento; el conocimiento confiere saber, y éste aporta la serenidad que crea calma; la calma establece la ecuanimidad, la cual a su vez desarrolla la memoria, que induce al reconocimiento; el reconocimiento trae el juicio que conduce a la realización del “Sí-mismo””. (M.U. 79-15)

La alimentación y la comprensión de como actúan los alimentos en nuestro organismo son aspectos importantes a tener en cuenta en nuestra vida cotidiana para conseguir un nivel de salud óptimo y despreocuparnos de las enfermedades y de la energía destinada a resolver dolencias y malestares en general que pueden frenar el desarrollo de nuestro potencial.

El yoga enseña que el principio fundamental es ingerir alimentos para nutrir al alma que existe en nuestro interior. La comida debe adecuarse a lo que es natural para el ser humano.

Según la Bhagavad Gita:

“El alimento que alarga la duración de la vida y la vitalidad, la pureza y la virtud, la fuerza, la salud, el deleite y la felicidad, sabroso y untuoso, sustancial y delicioso, es amado por las personas buenas y virtuosas (sátvicas)”. (B.G. XVII.8)

“El alimento amargo, agrio, salado, muy fuerte, picante, acre, seco y muy caliente es el que desean los seres apasionados (rajásicas): engendra malestar y dolor, miedo, pena y enfermedad”. (B.G. XVII.9)

“El alimento que ha sido cocinado con antelación durante más de tres horas, cuyo sabor se ha extinguido, fétido y rancio, hecho con restos repudiados o impuros, que no es limpio, es apreciado por los seres torpes (tamásicas)”. (B.G. XVII.10)

Cada alimento y el conjunto de nuestra dieta y estilo de vida crean determinadas vibraciones en el cuerpo-mente según la constitución y condición de quien lo ingiere. No existen pautas fijas o una dieta mejor que otra; la mejor dieta para cada cual nace de una previa limpieza interna y de la observación de lo que conviene en cada momento para evolucionar.

 Sea cual sea la dieta que elijamos, es importante asegurar el aporte de todos los nutrientes necesarios. La alimentación yóguica debería ser ligera y muy variada, elaborada con productos de la estación a poder ser ecológicos, con un buen aporte de glúcidos para mantener una energía constante, fuerte, evitando altibajos y suficiente aporte proteínas ya que éstas son importantes para quienes hacen más ejercicio físico.

Consumir todos los alimentos indicados a continuación, combinados en proporciones adecuadas asegurará el aporte de todos los nutrientes:

A)- cereales integrales: El Gheranda Samhita los recomienda casi todos. Se pueden consumir en cada comida incluyendo el desayuno en forma de grano entero, integral  o como derivados (copos, sémolas, harinas).

Constituyen el aporte más importante de glúcidos pues son hidratos de carbono complejos que nuestro organismo asimila lentamente.

B)-  Las legumbres (lentejas, garbanzos, judías, soja negra, azukis...) son el aporte de proteína para nuestro organismo. Si las legumbres se cocinan junto con algún cereal (p.e: arroz y lentejas) nos aportarán todos los aminoácidos que nuestro organismo necesita y si se les añade un trocito de alga kombu las hará más digestivas.

C)- Las algas contienen numerosos minerales esenciales (hierro, calcio, fósforo...) y se pueden tomar en pequeñas cantidades cocinadas con verduras, escaldadas, en ensalada o tostadas a modo de condimento, dependiendo del tipo de alga.

D)- verduras: para un mayor equilibrio se combinarán a diario raíces, verduras redondas, brotes y hojas crudas o en distintos tipos de cocción y utilizando diferente tipos de corte, pues cada uno de ellos aporta una energía propia a nuestro organismo. Son una importante fuente de vitaminas. Cada plato deberá constar al menos de un acompañamiento de verduras aunque lo ideal son dos o tres diferentes.

E)- aderezos, condimentos, bebidas y semillas: para acompañar cereales o verduras y darle un toque más sabroso y creativo a nuestros platos.

 Aderezos:  tamari,  miso, sal marina, vinagre de arroz o de umeboshi, hierbas frescas, plantas aromáticas, jengibre, cúrcuma, limón...

Condimentos: gomasio, sésamo con polvo de algas, copos de alga nori, ciruelas umeboshi, especias usadas con consciencia de sus propiedades medicinales...

Bebidas: tomaremos la cantidad de líquido suficiente para satisfacer nuestras necesidades personales que variarán según la actividad física que realicemos o la estación del año. Se puede optar por sopas, tés, infusiones, licuados naturales de verduras y/o frutas, agua, café de cereales, leches vegetales…Mejor que no sean excitantes.

F)- frutas de temporada, frutos secos y semillas.

G)- aceites: de sésamo y de oliva de primera presión en frío.

Esta propuesta de alimentación es flexible y se puede adaptar a cada persona y su momento evolutivo. Es decir, con más o menos proporción de cereales y legumbres, verduras o frutas, con más o menos crudos, incluso si alguna persona siente que la beneficia, con un poco de proteína animal. Hoy día existen muchísimas dietas, tantas casi como necesidades personales. Es importante ser conscientes de que solemos elegir una forma de alimentación u otra en el intento de equilibrar nuestra condición y acercarnos a nuestra propia naturaleza sabiendo que nuestra dieta ha de cambiar a la par que también cambiamos y evolucionamos.

Más allá de la comida física, afirma la Taittiriya Upanishad que existen otros alimentos:

La materia alimenta a todos los seres, por lo cual también se le llama comida o alimento. Distinto de la materia es el Ser interior, que consiste en el aliento. La materia está llenada por él y tiene la forma humana”.  (T.U. 2.2)

“Supo que el aliento es Brahma, pues del aliento surgen todas las cosas; por el aliento, al nacer, viven y en el aliento entran al morir”.

(T. U. 3.3)

 
Artículo escrito por Agnès Pérez, Directora de la Escuela Macrobiótica Ca L’Agnès (Cubelles-Barcelona). Profesora certificada de Yoga IYENGAR®.
Contacto: agnesmacrobiotica@gmail.com.

Cedido a la revista digital Yoga en Red.


IDEAS DE MENÚS MACROBIÓTICOS FESTIVOS PARA NAVIDAD

Con mis mejores deseos, os  dejo algunas ideas para que estas fiestas disfrutéis de una alimentación sana, creativa, sostenible y deliciosa.
 
 
Puedes sustituir los ingredientes que no encuentres en la comarca o país en el que vives por otros locales.
 
Cordialmente,
Agnès Pérez
Dirige la Escuela Macrobiótica Ca l'Agnès (Cubelles-Barcelona)donde ofrece consultas y cursos.
Profesora de Yoga Iyengar.