miércoles, 14 de noviembre de 2012

FULLES VERDES COMESTIBLES DE CATALUNYA


 Borraja
 
Les plantes són l’origen veritable de proteïnes, carbohidrats i altres molècules complexes. Sense plantes, el planeta seria una esfera sense vida que gira, estèril i erma. Les plantes de fulla són el millor exemple de la llei natural de l’incorporar (la llum del sol) i del donar (oxigen)*.
Hi ha moltes varietats de plantes de fulla verda comestibles i són tant les que creixen com a fulles per si soles (ruca, créixens, fulles de mostassa, ruibarbre…) com les mateixes fulles de les arrels (de la pastanaga, del nap, dels ravenets…), les fulles d’altres verdures com les de la coliflor, del bròquil o les verdures rodones verdes com totes les varietats de cols.

Propietats energètiques i bioquímiques de les fulles verdes comestibles

Els vegetals de fulla verda s’han fet servir des de temps prehistòrics per depurar l’organisme i per curar malalties. La medicina oriental associa el color verd amb la primavera i a l’element fusta, el qual té capacitats de transformació, regeneració i renovació. Per aquest motiu, les verdures de fulla verda són molt recomanables per nodrir, refrescar i relaxar el fetge, un dels òrgans més actius amb la bufeta de la fel durant la primavera. Les fulles verdes, sinergèticament, influeixen també en els òrgans de la meitat superior del cos, és a dir, en pulmons, cor i gola.
Les plantes de fulles comestibles tenen poques calories i molt pocs greixos. En contraposició, contenen molta fibra, que ajuda a millorar el restrenyiment, i també ferro, magnesi, calci, potassi i betacarotens, precursors de la vitamina A. Com molts vegetals, són un aliment pur i integral, tal com l’ofereix la terra. També contenen luteïna i zeaxantina –que sembla que protegeixen de cataractes i de la degeneració de la màcula– i folats –molt recomanables durant l’embaràs, ja que intervenen en la producció de glòbuls vermells i blancs, en la síntesi de material genètic i en la formació d’anticossos en el sistema immunològic.

“Les fulles verdes aporten frescor en tot menjar equilibrat. Les persones les necessitem, ja que serveixen d’intermediàries per a l’intercanvi d’energia entre nosaltres i el cosmos”
Anne Marie Colbin
 
Fulles de bròquil
 
Les fulles de color verd fosc són una font excel·lent de clorofil·la, que, segons han desmostrat alguns estudis, lluita contra el creixement de tumors. Va ser el metge grec Dioscòrides (40 aC – 90) qui va catalogar més de sis-centes espècies de plantes medicinals i va dir que els grecs feien servir fulles de pastanaga contra els tumors, ja que contenen antioxidants que ajuden l’organisme a eliminar toxines, la qual cosa les situa entre els aliments que ajuden a reduir el risc de càncer.
La clorofil·la té propietats depuratives de la sang, dels ganglis limfàtics i de les glàndules suprarenals.
Les verdures verdes ajuden a reduir inflamacions tant en els òrgans interns quan es mengen, com externament si s’apliquen com a remei casolà. Per exemple, en casos de febre i inflamacions, es pot aplicar una bena de clorofil·la picant fulles verdes fresques de col arrissada. També ajuden a eliminar tòxics acumulats per la contaminació, i per aquest motiu els habitants de les ciutats o pobles industrialitzats n’haurien de menjar cada dia.
Gràcies a les propietats antisèptiques que tenen, les fulles aromàtiques verdes formen part de pastes de dents i de desinfectants de ferides. Mastegar fulles de pastanaga pot guarir lesions bucals, l’halitosi, el sagnat de genives i úlceres a la boca. També són diürètiques i poden ajudar a tractar malalties renals i edemes. A l’enciam li atribueixen propietats tranquil·litzants i és eficaç per tractar l’insomni i el nerviosisme.

Ortigues

Com s’emmagatzemen

Els vegetals perden propietats alimentàries quan s’emmagatzemen durant molt temps o quan es cuinen durant un temps llarg. Per això, cal consumir-los frescos i, si els cuineu, que sigui poc temps, prou perquè quedin ferms i de color viu.
La majoria de les fulles verdes es poden guardar a la nevera alguns dies, lleugerament humitejades i a dins d’una bossa de plàstic perforada.
Les fulles tendres es marceixen aviat; val més comprar-les el mateix dia que es consumiran perquè no es deteriorin.

Taller de plantes medicinals a Can Masdeu


Com es poden menjar

Algunes verdures de fulla verda creixen durant l’hivern (cols, espigalls, escarola, créixens, fulles de pastanaga i de naps, créixens d’hivern, carxofes…), i d’altres ho fan durant l’estiu (bledes, alguns enciams, créixens d’estiu, fulles de remolatxa…).
La majoria poden menjar-se crues o premsades en amanida, liquades en batuts amb fruites de temporada durant l’estiu o primavera, i lleugerament escaldades o al vapor durant l’hivern, si no volem refredar l’organisme o si menjar-les crues crea problemes digestius o gasos. També es poden cuinar deliciosos canelons o lasanyes de col, espinacs o bledes, afegir-les a sopes de miso, a cremes (la de créixens és deliciosa). Les fulles del porro o de la ceba tendra es poden picar fines i afegir a les sopes. Les fulles de les pastanagues i dels ravenets són comestibles i molt nutritives saltades amb all i una mica de salsa de soja o al vapor.
És molt important menjar-ne com a mínim en els dos àpats principals: esmorzar i sopar. Acompanyant plats que contenen peix o carn, en faciliten la digestió i són de gran importància per mantenir l’equilibri energètic contractivoexpansiu. També es poden prendre al vapor per esmorzar com a acompanyament d’una crema de cereals integrals.
Menjar verdures verdes de cultius locals o comarcals –de Km0– i de temporada és la manera més natural de viure en harmonia amb l’entorn, ja que evita despeses innecessàries de benzina o transport, afavoreix l’economia local i la resiliència, ens permet consumir-les fresques madurades al mateix camp o conreades al moment.

Paella d'arròs integral amb espigalls i sìpia de Vilanova

Verdures de fulla verda més conegudes que podem trobar als mercats de Catalunya

És típic de la tradició gastronòmica catalana celebrar festes arrelades als conreus locals de verdures verdes, com la festa de la carxofa de Sant Boi, les xatonades del Garraf, la festa del calçot de Valls o la festa del trinxat de Puigcerdà, entre d’altres.
La llista de verdures de fulla verdes que podem trobar als nostres mercats i agrobotigues és variada i llarga: bledes, carxofes, api, créixens, borratja, fulles del bròquil, canonge (tradicionalment conreat als horts dels monestirs), calçots, card, col arrissada, fulles de la coliflor, col de paperina i espigalls (típics del Garraf), cols de Brussel·les, porros i alls tendres (la part verda), ruca, dent de lleó, plantatge, oxidèndron (aquestes quatre darreres les podem collir salvatges), escarola, espinacs, fulles de naps, de ravenets, de remolatxa o de pastanaga. Els enciams més coneguts són el trocadero, l’iceberg, els cabdells o miniromana, l’escarola, la romana, la meravella, el lollo, el de tija (també anomenat enciam espàrrec) i la fulla de roure.
També podem fer un petit hort casa amb fulles verdes aromàtiques com l’alfàbrega, menta, coriandre, julivert, cibulet…

Orengà

Anys enrere, quan comprava col, porros o pastanaga, els pagesos del mercat on compro habitualment em deien: “Te’n tallo les fulles?”. Ara ja no m’ho pregunten més perquè saben que, si una verdura és ecològica, ho aprofito tot i em regalen les fulles que no volen altres persones que encara no saben tots els beneficis que tenen!
Per acabar, vull recalcar que és important consumir verdures de cultiu biològic, ja que així ens assegurem una aportació molt més elevada de vitamines i minerals; però si la verdura no ho és, les parts externes de la planta no s’han de menjar, ja que porten la major part dels productes químics amb els quals ha estat fumigada. És una llàstima, ja que també són les parts que tenen un contingut de clorofil·la més elevat.



Article escrit per Agnès Pérez©. Cedit a Etselquemenges.
Fotos: Agnès Perez.

jueves, 8 de noviembre de 2012

COMPRESAS DE JENGIBRE




 

EL PROPÓSITO DE LA COMPRESA DE JENGIBRE

La compresa de jengibre estimula la circulación de la sangre en zonas donde existen bloqueos. Ahora que llega el frío las compresas de jengibre en la zona lumbar son una buena manera de calentar y relajar los riñones.

En general, proporcionan un calor intenso que activa el movimiento de fluidos estancados. Deshacen los estancamiento por mucosidad o acumulación de grasas, y ayudan a descomponer cristalizaciones de minerales. El calor que aportan es capaz de penetrar en la profundidad del cuerpo. Por lo tanto, la compresa de jengibre trabaja dentro del cuerpo en órganos como los riñones, hígado o pulmones.

Debido a su naturaleza yin, el jengibre penetra fácilmente dentro del cuerpo y dispersa sustancias yin tales como la mucosidad y la grasa acumulada. También aumenta la circulación local abriendo los vasos sanguíneos.

No obstante, no se debería de olvidar de que estos bloqueos son debido a nuestro estilo de vida, a nuestra forma de alimentarnos, especialmente por tomar demasiada carne, queso, mantequilla, azúcar, huevos y leche.

Para lograr un efecto duradero de las compresas también se debería de cambiar la alimentación. Sin embargo, aunque nos hayamos alimentado bien durante años, no todos nuestros endurecimientos y bloqueos causados por nuestra anterior forma de vida desaparecen necesariamente. Se puede conseguir su desaparición con:

1 - Actividad física (trabajo, do-in, yoga, bicicleta, etc.) esta es la mejor forma de aumentar nuestra circulación en general.

2 - No comer excesivamente y masticar la comida adecuadamente.

3 - La compresa de jengibre puede ser una de las mejores formas de estimular la circulación en zonas bloqueadas o tensas.

4 - Shiatsu


¿Qué se necesita?

- Raíz de jengibre fresco.
- Una olla grande con tapa. No debe ser de aluminio o anti-adherente. Puede ser de acero inoxidable o de porcelana.
- 3 litros de agua.
- Un rallador.

- Tres toallas de algodón.

- Una gasa.

- Una cuerda


PREPARACIÓN:

Hervir 3 litros de agua en una olla tapada.
Mientras, pelar y rallar la raíz de jengibre. Se necesita unos 100-140 gm. de jengibre rallado.
Poner el jengibre sobre la gasa. Hacer un nudo para que no se salga.

Apagar el fuego cuando hierva el agua y sumergir el saco de jengibre en el agua caliente. Volver a tapar y dejar reposar entre 3-5 minutos. Es importante no volver a hervir el jengibre, se puede calentar pero sin llegar a hervir para no destruir sus ingredientes activos.

Mantener siempre tapado para que el agua no se enfrie demasiado rápido. Para que sea efectiva, la compresa se adebe de aplicar bastante caliente.

El agua de las compresas se puede reutilizar para hacer friegas corporales.

APLICACIÓN:

Tumbar a la persona, tapadita.

Doblar una toalla de algodón como en el dibujo, Destapar la olla y mojar la parte central de la toalla en el agua de jengibre, aguantando ambos lados. Levantar la toalla y escurrir el exceso de agua dentro de la olla. Volver a tapar.

Desdoblar la toalla. Debería estar ardiendo. Volver a doblar al tamaño deseado (dependiendo de la zona a tratar) y aplicarla directamente sobre la piel. Se debe aplicar todo lo caliente que se pueda soportar. Si no se tiene experiencia es mejor acercar la toalla a la cara. Si se puede tolerar el calor, entonces la compresa se puede aplicar. Si no se utiliza este test tener cuidado de no quemar la zona a tratar. No se trata de quemar la piel sino utilizar la compresa lo más caliente que se pueda tolerar confortablemente. Para mantener el calor es mejor aplicar 2 toallas (secas) encima de la compresa para mantenerlo caliente el máximo tiempo posible.

Cuando ya no se sienta el calor de la compresa, aplicar de nuevo. (Volver a mojar la toalla en el agua de jengibre). En terminos prácticos esto significa que se aplicará una nueva compresa cada 3-4 minutos.

Se aplica la compresa hasta que la piel muestre un color rojizo. Esto suele tardar entre 20-30 minutos y significa que la compresa ha sido cambiada entre 5-10 veces. En algunos casos crónicos como en una crisis de asma o para descargar una piedra en el riñon, el tratamiento puede o debería ser más largo.



BENEFICIOS:

- Refuerza y tonifica los órganos internos.
- Estimula el flujo sanguíneo.
- Ayuda a liberar toxinas y energía bloqueada.
- Se puede aplicar la compresa de jengibre y es extremadamente beneficiosa para disolver acumulaciones y endurecimientos por grasa, proteinas o minerales. Como por ejemplo las piedras del riñón, quistes (quiste de mama, del ovario) y tumores benignos tales como fibroide del útero.
- Para disolver las tensiones de los músculos.
- Eficaz como tratamiento externo para la artritis.
- Cuando los tejidos han sido dañados, la compresa de jengibre puede accelerar la regeneración del area dañado. Se ha visto gran beneficio en la utilización de la compresa de jengibre en el tratamiento posterior de huesos rotos.
- Es una experiencia profundamente calmante y relajante



CONTRAINDICACIONES - SITUACIONES EN LAS QUE NO DEBERÍA UTILIZARSE LA COMPRESA DE JENGIBRE
Si comprendemos la naturaleza de la compresa de jengibre en términos de yin y yang, es obvio que no es apropiado utilizar esta compresa en ciertas situaciones.

La compresa de jengibre es muy yang ya que son aplicaciones de calor. El jengibre yin ayuda a este calor a penetrar aún con más profundidad. El jengibre, sin embargo no es lo suficientemente yin para neutralizar el yang del calor. Es por eso inapropiado aplicar esta compresa en zonas y situaciones yang.

1. Nunca aplicar la compresa de jengibre en la zona del cerebro (el cerebro es muy yang). En el caso de un dolor de cabeza causado por la sinusitis por ejemplo, es posible utilizar una compresa suave (no muy caliente) en la zona facial, o utilizar el agua frotándola (remojando una toalla dentro del agua) sobre la cara.

2. Nunca aplicar la compresa a un bebé o personas muy mayores (ambos son muy yang).

3. Nunca aplicar la compresa en la parte baja abdominal de una mujer embarazada (esta zona es muy yang durante este periodo).

4. Nunca aplicar la compresa de jengibre a un apéndice inflamado o cuando los pulmones están afectados por neumonía. Ambas condiciones fueron causadas en primer lugar por el consumo de comidas muy yang (carne, huevos, pollo, queso).

5. Nunca aplicar la compresa en el caso de una fiebre muy alta (muy yang). Se debe empezar primero reduciendo la fiebre. Tampoco en caso de inflamaciones o infecciones debidas a un exceso de calor.

6. Es muy importante recordar de no aplicar nunca una compresa de jengibre a un tumor cancerígeno sin consultar previamente a un médico o un profesional. Si se hiciese esto repetídamente podría acelerar el metabolismo, y la multiplicación y movimiento de las células cancerígenas. Por lo tanto aumentaría el tumor y el cáncer se extendería más rápidamente.

7. Evitar tratamientos con jengibre durante la ovulación y la menstruación.

 

(FUENTE: Macrobiotic Home Remedies-Michio Kushi/Marc Van Cauwenberghe)


jueves, 1 de noviembre de 2012

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA?



En este articulo introduciré la noción de resiliencia, un término cada vez más usado en los útimos 5 años, en la literatura de temas de sostenibilidad, especialmente desde la llegada de las Iniciativas de Transición y la aplicación del diseño permacultural en los centros urbanos.


(Por Antonio Scotti. Artículo publicado originalmente en PermaCultura-es.Org) Según Rob Hopkins, fundador del Movimiento de los Pueblos en Transición, el concepto de resiliencia es más útil que el concepto de sostenibilidad, puesto que la definición de sostenibilidad en sí, no da indicaciones de cómo alcanzarla ni que características deba tener una sociedad que se defina a sí misma como tal. El concepto de resiliencia, en cambio, nos puede ser muy útil para construir unos indicadores de sostenibilidad más claros y pragmáticos.

La definición de resiliencia que aparece en el Manual de Transición y que procede del campo de la Ecología es: “la capacidad de un ecosistema de aguantar choques externos y reorganizarse mientras cambia, para poder retener esencialmente la misma función, estructura, identidad y mecanismos de retroalimentación.”

El concepto de resiliencia, emergió cuando los ecologistas empezaron a preguntarse por qué ciertos ecosistemas colapsaban al sufrir perturbaciones mientras otro no. Los descubrimientos hechos nos ayudan a comprender de qué maneras los sistemas pueden adaptarse y prosperar, al tiempo que se adaptan al cambio.

El Centro de Resiliencia de Estocolmo, es uno de los lugares donde se estudia la resiliencia en ámbito académico y nos aporta la siguiente definición, simplificada, de resiliencia:

La resiliencia es la capacidad de tratar con el cambio y continuar desarrollándose.
La resiliencia se refiere a la capacidad de un sistema socio-ecológico de resistir a las perturbaciones de, por ejemplo, choques climáticos o económicos y reconstruirse y renovarse después. La pérdida de resiliencia puede causar la pérdida servicios eco-sistémicos importantes, y puede llevar incluso a transiciones o cambios rápidos hacia situaciones y configuraciones cualitativamente diferentes, evidentes por ejemplo en: las personas, los ecosistemas, los sistemas de conocimiento or culturas enteras.

Características de los sistemas resilientes

Los sistemas resilientes suelen exhibir las siguientes características:

Diversidad, Modularidad, y Circuitos de retroalimentación cortos

La diversidad se refiere al número de elementos que componen un sistema específico. La diversidad es también uno de los principios de diseño del método de diseño ecológico conocido como Permacultura (ver abajo). La diversidad no se refiere solo a la cantidad de elementos diferentes dentro de un sistema (como una ciudad, una empresa, un sistema de producción de alimentos, etc.) sino también a la cantidad de interconexiones entre ellos y a la diversidad de funciones en nuestras ciudades (que en muchos casos dependen casi exclusivamente de una única fuente de ingresos, como el turismo o el sector de la construcción ahora en declive) y a la diversidad de posibles respuestas frente a los retos, cosa que puede producir una mayor flexibilidad.

Por ejemplo en una zona urbana podríamos pensar desde el punto de vista de la diversidad de usos del suelo existentes.

La modularidad se refiere a la manera en que los componentes de un sistema están conectados entre ellos. Tener una estructura más modular significa que las diferentes partes de un sistema pueden auto organizarse más eficazmente en la eventualidad de un choque. El mundo esta perdiendo gradualmente su modularidad a causa de la globalización. Aunque la globalización ha permitido que prácticamente cualquier parte del planeta esté conectada con cualquier otra, el tipo de conexión resultante tiende a destruir la modularidad de las regiones individuales del planeta, especialmente a causa de las normas comerciales instauradas por el libre mercado. Un típico ejemplo es el de las diferentes epidemias, enfermedades y contaminación de animales de consumo humano (como el de las vacas locas, los pollos a la dioxina y más recientemente el de la fiebre porcina o la gripe aviaria) que se han extendido fácilmente y rápidamente por casi todo el globo, al ser los alimentos transportados a través de largas distancias antes de acabar en nuestro plato. Si la carne de los animales se consumiera exclusivamente en la región donde estos se crían, este tipo de situaciones quedarían confinadas en la misma región de origen del foco y sería más fácil tomar medidas efectivas para evitar la difusión del contagio o la contaminación. Los sistemas de producción local de comida, los programas de inversión locales, etc. hacen aumentar la modularidad de una ciudad y de la región en la que se desarrolla. Podemos seguir estando conectados con el resto del planeta para intercambiar información pero sin caer en la dependencia.

Los circuitos de retroalimentación cortos, se refieren a la velocidad y la fuerza con que se propagan y se notan las “consecuencias de” y las “respuestas a” cambios en algunas partes del sistema. La globalización ha permitido que acciones que, diariamente realizamos en ámbito local, como comprar un mueble de madera tropical en Barcelona, sea la causa de la deforestación de partes de las selvas tropicales, sin que los compradores puedan apenas darse cuenta, en tiempos razonablemente breves, de estos efectos tanto para el medio ambiente como para las poblaciones que hayan podido sufrir una evacuación de su área nativa por las empresas madereras sin escrúpulos. Así que cuanto más largos sean estos circuitos de retroalimentación, más aumenta el riesgo de sobrepasar un umbral sin poderlo detectar a tiempo. Por otro lado, en un sistema más localizado, los resultados de nuestras acciones son más evidentes. Acortar los circuitos de retroalimentación tiene efectos benéficos en cuanto trae los efectos de lo que hacemos cerca de casa y podemos tratarlos a tiempo si hace falta, en lugar de ignorarlos.

 

Sostenibilidad y resiliencia

Si comparamos sostenibilidad y resiliencia, normalmente la sostenibilidad se enfoca más sobre la eficiencia energética (y consecuentemente la reducción de los insumos a un extremo de la cadena de producción) y la mitigación de los efectos perjudiciales del cambio climático (reduciendo los productos perjudiciales, la contaminación, las emisiones de gases invernadero, etc.), sin tener en cuenta los efectos a más corto plazo del pico del petróleo (ver abajo). Por ejemplo, si se quisiera aumentar la sostenibilidad de un supermercado y reducir sus emisiones de carbono, esto podría requerir criterios más restrictivos de empaquetado a todos sus proveedores, disminuyendo así el uso de envoltorios y las emisiones y residuos relacionados. También podría comprar neveras de clase A++ para mejorar aun más su eficiencia energética. Por otra parte, el pensamiento resiliente se centraría en observar que el cierre de las tiendas locales de comida, al que los supermercados han contribuido en gran medida (y que sólo tienen unos 3-5 días de stock de alimentos almacenados, la mayoría de los cuales ha tenido que ser transportado desde lugares muy lejanos), tiene como efecto una enorme perdida de resiliencia comunitaria en cuanto a su seguridad alimentaria, además de su vulnerabilidad por la dependencia de los combustibles fósiles.

Un caso interesante de lo último, procede de un estudio en el que se encontró que Nueva York tiene las emisiones per cápita más bajas de CO2 de muchas grandes ciudades occidentales porque, al ser muy compacta, es más fácil desplazarse a pies o en transporte público y que se necesita menos calefacción en invierno. Así que desde un punto de vista del cambio climático, puede considerarse como una ciudad modélica en cuanto a las emisiones de carbono. Pero en cuanto se introduce el tema de la dependencia de los combustibles fósiles las cosas cambian. Una gran ciudad como Nueva York, depende fuertemente de los combustibles fósiles para prácticamente todas sus actividades y de la distribución centralizada de la energía, y una disminución en la energía disponible, debida por ejemplo a un aumento importante de los precios del petróleo (o a un apagón, por ejemplo), o un aumento repentino de los precios de los alimentos, podrían afectar gravemente a la población. Recién lo hemos visto en Cataluña, durante la última nevada con miles de usuarios sin electricidad durante varios días (aunque en este caso el problema no fue debido a la subida de precios del petróleo, pero sí al hecho de que los usuarios dependemos de una gestión centralizada de la energía en lugar de una producción y gestión distribuidas). Lo vimos también en Barcelona durante los apagones del verano de 2008 y en otras zonas de Cataluña anteriormente. Nueva York también sufrió un gran apagón, en agosto de 2003. Las noticias que recién recibí del Instituto de Permacultura de Chile (IPC), a raíz del terremoto que golpeó ese país, son interesantes en cuanto demuestran que un asentamiento, aunque pequeño en comparación a una ciudad grande, diseñado para la autosuficiencia a través del diseño de permacultura (El IPC se encuentra en la región del Bío-bío, una de las más castigadas por el seísmo) apenas sufrió daños materiales y en ningún momento estuvieron con falta de alimento, agua corriente o tuvieron problemas para deshacerse de sus residuos. En cambio, en la capital, Santiago de Chile, aun estando lejos del epicentro del seísmo, perdió durante unos días el suministro de agua potable (totalmente dependiente de la energía eléctrica en una gran urbe) y de comida (depende de los combustibles fósiles y del buen estado de las carreteras).


Algunos ejemplos más de resiliencia

Una comunidad puede hacer una campaña para reciclar los plásticos, en la que todos los residuos plásticos industriales y domésticos se recogen para reciclarlos.

Aunque casi seguramente sea mejor para el medio ambiente, prácticamente no aporta ninguna resiliencia a la comunidad. Podría ser que una mejor solución (a parte de producir menos residuos plásticos, obviamente) sería desarrollar otros usos para los residuos plásticos que requieran un mínimo de procesamiento, tal vez produciendo bloques de construcción con el plástico comprimido o algún tipo de aislante para uso local. El solo hecho de recogerlo y mandarlo a otro sitio no deja a la comunidad en una posición más fuerte, ni con más capacidad de responder creativamente a los cambios y los choques. Lo mismo vale para algunas estrategias que proponen campañas del cambio climático que no toman en cuenta el pico del petróleo.

Plantar árboles para crear zonas arboladas en la comunidad puede absorber carbón (aunque la ciencia está dividida sobre este tema) y mejorar la biodiversidad, pero hace muy poco para crear resiliencia, mientras implantar bosques bien diseñados que combinan en el mismo espacio árboles y vegetales que producen alimentos, sí crea resiliencia. En la iniciativa de Millennium Forests se perdió una oportunidad perfecta para implantar un recurso clave; ahora ya podríamos tener bosques comestibles por todo el país, empezando a dar sus frutos (tanto metafóricamente como literalmente).

FUENTE: http://barcelonaentransicio.wordpress.com/2010/12/18/%C2%BFque-es-la-resiliencia/
1- El Centro de Resiliencia de Estocolmo es un centro internacional que hace investigaciones transdisciplinarias para la governancia de los sistemas socio-ecológicos con una enfasis special en la resiliencia.

CURS DE MACROBIÒTICA A VILANOVA I LA GELTRÚ



 
Més informació: agnesmacrobiotica@gmail.com
Inscripcions al mateix centre cívic
de 17h a 20h o trucant al 93 815 80 42.
 
La segona classe del curs canvia a Dissabte 1 de Desembre amb el mateix horari.
 
Us deixo unes fotos de la primera part que va ser molt positiva i fluïda: