jueves, 23 de febrero de 2012

¡¡COMPRAD PRODUCTOS LOCALES!!

La voracidad europea
El cálculo me dejó helado y [pienso] es incontestable. El periodista ambiental Jordi Bigues me lo explicó: un árbol de cacao produce cada año un kilogramo de cacao procesado, listo para comer. Si el consumo de cacao al año y por personas en el estado español es de 5kg de media, significa que en Costa d’Ivori o en cualquier otro territorio tropical, tengo cinco árboles plantados a mi nombre. Y yo sin saberlo. Si pensamos en el café, otro cultivo tropical, las personas que tomamos un par de tazas diarias tenemos en usufructo 18 cafetales. Amos de una miniplantación.

En un sistema de comercio perfecto y solidario, con los niveles de consumo equilibrados a las posibilidades de la naturaleza, quizás este uso de tierras ajenas podría ser un simple intercambio beneficiario para consumidor y productor. Pero no es así. Detrás del cacao o del café hay muchas horas de trabajo infantil y salarios de miseria, de seres expulsados de sus tierras y de tierras agotadas de tanto exigirles. Por lo que conocer este dato para productos que sólo algunos países por su clima pueden producir es revelador. Pero ahora que sabemos que la comida que nos llega a nuestras mesas, la madera con la que se fabrican los muebles y desde luego los agrocombustibles con los que pretenden asegurar el llenado de los depósitos de los autos vienen de muy lejos ¿qué pasa si contabilizamos cuantas vacas, cerdos, gallinas, frutales, maizales, pinos, palmas africanas, etc. tenemos en nuestras nóminas agroalimentarias?
Bien, el cálculo ya está hecho. Partiendo del indicador conocido como huella ecológica, que representa «el espacio de Planeta que cada población ‘usa’ para generar los recursos necesarios y para asimilar los residuos producidos» (es decir, una medida que enfrenta consumo y sostenibilidad) aparece ahora un nuevo indicador, la huella del uso de tierra, que se centra en calcular la superficie que requiere una persona o un país para disponer de los productos agrícolas y forestales que utiliza. Igual que la huella ecológica, esta medida nos alerta del sobreuso general al que estamos sometiendo a la tierra; visualiza la injusticia del hambre en países productores de alimentos; y añade, como veremos, un valor de dependencia: con estos cálculos podemos interpretar la actual vulnerabilidad alimentaria a la que ha llegado Europa.


El cálculo de nuestro uso de alimentos, madera o energía es fácil si lo medimos en la cantidad de tierra necesaria para su producción. La superficie, las hectáreas de tierra, es un parámetro que nos permite sumar la tierra dedicada a los cultivos de tomates o pepinos de nuestras ensaladas foráneas –con altas probabilidades que sean tierras propiedad del Rey de Marruecos-; las hectáreas necesarias de soja para el engorde de nuestro platos carnívoros –cien por cien provenientes del latifundismo oligarca sudamericano- o las hectáreas de palma africana –seguramente plantadas en Indonesia o Colombia dejando en el camino graves episodios de violencia- que crecen y explotan para fabricar el llamado biocombustible. Sólo quedan fuera de estos cálculos, lógicamente, los productos marinos, que mediante otras informaciones sabemos que en el caso de Europa provienen en un 70% aproximadamente de mares ajenos.

Como era de esperar los estudios emitidos por la organización Amigos de la Tierra de la huella del uso de la tierra indican que los EEUU están en primer lugar de consumo, con 900 millones de hectáreas para la alimentación de su población. Europa somos los segundos, consumiendo 640 millones de hectáreas de tierra, es decir, Europa utiliza el equivalente a 1,5 veces su propia superficie, convirtiéndonos en el continente más dependiente de la ‘importación’ de tierras. Somos, de hecho, la población que más tierra tomamos prestada (a veces bajo tratados comerciales, a veces por la fuerza de las armas) de otros continentes: un 60% de la ‘tierra consumida en Europa’ es importada.
Los factores que nos han llevado a esta situación son fáciles de descubrir. En primer lugar, unas medidas políticas europeas encaminadas precisamente a esto que ahora detectamos, a comprar la comida fuera despoblando nuestro medio rural; en segundo lugar, el excesivo consumo de carne que se ha ido imponiendo progresivamente desde la agroindustria a la población, que lleva a la necesidad de importar millones de toneladas de cereales y leguminosas para engordar ganado; y en tercer lugar, los criterios políticos de favorecer el agrocombustible como fuente energética.
 
Muchas consecuencias tiene este modelo alimentario de tierras conquistadas, aunque hoy debemos señalar dos que pueden pasar desapercibidas. Una, Europa es vulnerable alimentariamente hablando. Es decir, no somos para nada autosuficientes y una mala cosecha de soja en Argentina, por ejemplo, puede significar falta de leche, carne o huevos en nuestros supermercados. O una especulación con el valor del maíz en la bolsa de Chicago, como le gusta hacer a Goldman Sachs, por ejemplo, representaría en nuestras balanzas comerciales un incremento en el coste de las importaciones.
Dos, detrás de este modelo de agricultura globalizada y de consumo excesivo está el acaparamiento de tierras que desde hace una década se está extendiendo como una plaga por los países más pobres. Los cálculos indican que una superficie equivalente a la mitad de la tierra fértil disponible en Europa ya ha sido adquirida (a precios de risa, si es que hay precio) por capital extranjero en los mejores lugares de países africanos o sudamericanos. Hoy, el acaparamiento de tierras fértiles en países agrícolas del Sur, es seguramente el mayor responsable de nueva población hambrienta, despojada de su medio de vida.
Para detener dependencia y hambre la ecuación es sencilla: cuidemos a nuestra agricultura local, consumamos con medida lo que las y los pequeños productores locales producen en cada temporada. Todo está conectado.

Artículo escrito por Gustavo Duch

lunes, 20 de febrero de 2012

AL PAN...PAN.


No es nada nuevo que el pan que nos venden hoy en día ha perdido la tradición en el proceso de elaboración y que cada vez más personas no lo digieren bien o sufren de síntomas como gases, picores, erupciones en la piel, etc...al consumirlo.

Además, los panes de hoy en día son muy blandos (fomentan masticar poco, por lo que también son peores para la digestión y los dientes), en cambio endurecen con facilidad (por su fina corteza, su mucha superficie en contacto con el aire –barras– y el tipo de levadura utilizado). Estos panes están hechos con harinas refinadas de muy mala calidad repletas de aditivos.




Qué lleva el pan comercial:

–Mejorantes (E300 –vitamina C–, lecitina de soja, enzimas). Se usan normalmente en la mayoría de panaderías (a menudo vienen ya mezclados con la harina). Sirven para poder usar harinas de poca fuerza (con menos gluten) y que, a pesar de eso, el pan suba bien. Los trigos de menos fuerza suelen ser más productivos, y su harina más barata.
– Aditivos. Hasta 12 tipos: enzimas para acelerar la fermentación, emulsionantes, estabilizantes, espesantes...Se usan más bien en panaderías industriales.
– Levaduras seleccionadas. La levadura prensada o de panadero es un monocultivo de la levadura
Saccharomyces cerevisae o levadura de cerveza, usada también para fermentar cerveza y vino. Es la levadura de la harina que más gas genera. Se usa porque la fermentación es más rápida y el pan se hincha más.

Harinas integrales y ecológicas frente a harinas refinadas:






Granos de trigo hallados en las pirámides egipcias se han puesto a germinar milenios después. La harina, sin embargo se oxida con rapidez perdiendo nutrientes, por lo que hay que consumirla recién molida (o como máximo a los tres o cuatro días).

- El endospermo constituye aproximadamente el 85% del grano del cereal, contiene almidón y es lo que se consume tras el refinado, en forma de harina blanca.
- La capa proteica, se situa bajo el pericarpio, recubriendo el endospermo y es eliminada durante el refinado.
- El germen es la parte más nutritiva del grano integral y hay quien lo considera el mejor de los alimentos.
- El salvado es la capa más externa del cereal integral limpio (que excluye el "pallús" o cáscara) y contiene mayormente celulosa, lo que llamamos "fibra".

A la harina común, integral o blanca, se le extrae el germen, que es lo más nutritivo y parte del salvado. La razón es que el germen enrancia al poco tiempo de molerlo.
Por otro lado, la mayoría de las harinas de trigo llamadas "integrales" son solo harina blanca con salvado añadido, bastante perjudiciales para la salud ya que han perdido gran cantidad de vitaminas, proteínas y aminoácidos: es bien sabido que la pérdida de vitaminas del grupo B durante el refinado obliga al organismo a extraerla de otras fuentes, y crea desmineralización.

EL BUEN PAN ECOLÓGICO HECHO CON MASA MADRE:

La fermentación lenta permite asimilar mejor algunos nutrientes (se generan más enzimas) y el pan dura mucho más (se conserva bien una semana o más). Haymejorantes naturales (mezclar con la harina de poca fuerzaotra de mucha) y aditivos como la harina de malta germinada(rica en enzimas).

Levadura o masa madre (fermento).

Es un trozo de masa que se ha dejado fermentar de una manera concreta.
Está formada por unas 250 especies de levaduras ybacterias. Esta diversidad da al pan riqueza de gustos yolores. Su uso necesita una fermentación más rica y lenta.

Bibliografía consultada:
- Arroces y otros cereales, energía para el cuerpo. Ed Integral.
- Consume menos para vivir mejor de Toni Lodeiro ( Para descargártelo: http://www.nodo50.org/consumirmenosvivirmejor/?page_id=43 ).

Licencia Creative Commons
AL PAN...PAN por AGNÈS EMMANUELLE PÉREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en agnesmacrobiotica.blogspot.com.

miércoles, 15 de febrero de 2012

EL EQUILIBRIO EN EL PLATO MACROBIÓTICO/VEGANO

El menú macrobiótico estándar* está compuesto a nivel general por:

- 1 cuenco de sopa de miso, crema de verduras (podéis mirar varias recetas en: http://agnesmacrobiotica.blogspot.com/2011/10/14-sopas-y-cremas-vegetarianasveganas.html ) o un jugo de verduras recién hecho para tomar antes del plato combinado principal.
- 50 – 60 % de cereales integrales.
- 20 – 30 % de verduras de raíz, redondas y hojas verdes en diferentes estilos de cocción.
- 10 – 15 %  de legumbres, tofu, seitán, tempeh, natto, algas (o pescado si no eres vegan@).

Además, se incluye una pequeña cantidad de pickles antes y después del plato principal, condimentos, frutos secos y semillas, tés y postres.

*Los porcentajes varían según las necesidades individuales y la estación del año. El estándar macrobiótico es muy flexible, pues ante todo se ha de adaptar la dieta a la condición y constitución de la persona, a su actividad física e intelectual, al clima en el que vive, a sus características personales.

EJEMPLOS DE PLATOS MACROBIÓTICOS-VEGANOS:

PLATO 1:


- Takuán (pickle de daikon),
- Pastel de mijo con zanahorias, alga dulse y olivas verdes,
- Guiso dulce de garbanzos con puerros y raíces,
- Maíz al vapor con umeboshi,
- Alcachofa estofada,
- Ensalada de espinacas con alfalfa germinada y almendras aliñada con shoyu y jengibre.

 PLATO 2:

- Chucrut,
- Bolas de mijo con coliflor, rebozadas en sésamo tostado,
- Azukis con alga kombu y castañas pilongas,
- Estofado de puerros, zanahorias y chirivías,
- Ensalada de rúcula con aliño de shoyu-limón.



PLATO 3:


- Sopa de miso con wakame, tofu y cebolla
- Cus-cus con copos de nori y semillas de calabaza,
- Ensalada de judías blancas con canónigos, tomatitos cherry*, olivas negras y col con salsa de mostaza,
- Salteado largo de zanahorias y guisantes frescos con hierbabuena,
- Salteado corto de hojas de zanahoria con shoyu
- Calabaza asada,
- Fresas con kuzu

*Las solanáceas se han de evitar siempre en caso de problemas de salud, si bien, se pueden usar muy ocasionalmente, especialmente en verano.


PLATO 4:


- Pickles de rabanito con umeboshi,
- Cebada con puerro y brócoli escaldados y gomasio de nori,
- Garbanzos con calabaza y calabacín,
- Maíz y raíces al vapor,
- y de premio: dos dátiles* :0)

*Los dátiles son una fruta tropical muy dulce no recomendada para personas con desajustes de tipo yin. Se pueden sustituir por ciruelas pasas u orejones biológicos.

PLATO 5:



- Pickles de rabanito con ume-su,
- Rissotto con cebolla, hiziki, brócoli y raíz de loto,
- Tempeh a la plancha,
- Kimpira de zanahoria y daikon
- Col rizada al vapor con tofunesa y oliva negra.



PLATO 6:



- Caldo de daikon (o nabo) y zanahoria con nori
- Pepinillos a la vinagreta,
- Quinoa tres delicias con natto miso
- Azukis a la vinagreta agridulce,
- Paté de tofu con pimiento*,
- Tapenade,
- Calabaza al vapor,
- Col rizada escaldada.

*Las solanáceas se han de evitar siempre en caso de problemas de salud, si bien, se pueden usar muy ocasionalmente, especialmente en verano.

La variedad es la clave de una alimentación equilibrada.
La cocina macrobiótica invita a una infinidad de combinaciones de alimentos y a desarrollar la creatividad. Puedo decir que en 18 años, he repetido pocas veces el mismo menú.
No hace falta complicarse mucho ni pasar horar delante de los fogones para elaborar un plato equilibrado. Mi cocina del día a día es sencilla, muy nutritiva, fresca y sabrosa.
Recordad que en un plato equilibrado hemos de encontrar los 5 elementos reflejados tanto en sus colores como en sus sabores.

Puedes acceder a diferentes recetas veganas en mi blog COCINA MACOBIÓTICA MEDITERRÁNA

Licencia Creative Commons
EL EQUILIBRIO EN EL PLATO MACROBIÓTICO/VEGANO por AGNÈS EMMANUELLE PÉREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en agnesmacrobiotica.blogspot.com.

viernes, 3 de febrero de 2012

NISHIME (RECETA PASO A PASO)


NI significa "hervir" y SHIME significa "apretar" o "cocina contráctil".

El NISHIME es un estilo de cocción típico yang de la macrobiótica que ayuda energéticamente a calmar el organismo y lo fortalece, especialmente indicado en casos de debilidad o cuando existen resíduos químicos en el organismo que provienen de medicamentos u otras sustancias yin extremas.

Dependiendo del tipo de verdura o de las diferentes combinaciones que utilicemos, el efecto será sobre unos órganos u otros.

PREPARACIÓN:


Colocar en una olla con doble fondo y tapa pesada una tira de alga kombu cortada a trozos y previamente remojada unos 7mn. Cubrir el fondo de la olla con un poco de agua. Cortar  diferentes verduras redondas y raíces a trozos grandes (5cm) según el método rodado y disponerlas por capas sobre el alga. Añadir una pizca de sal y llevar el agua a ebullición, tapar, reducir el fuego al mínimo y cocinar 20mn. Al final, destapar y cocinar 2mn más sin tapa.



Sugerencias:
- kombu + cebolla + zanahoria
- kombu + col rizada + nabo
- kombu + daikon + seta shiitake
- kombu + cebolla + calabaza
- kombu + chirivía + zanahoria






Licencia Creative Commons
NISHIME (RECETA PASO A PASO) por AGNÈS EMMANUELLE PÉREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en http//agnesmacrobiotica.blogspot.com.

miércoles, 1 de febrero de 2012

ALIMENTOS ÁCIDOS / ALIMENTOS ALCALINOS


El equilibrio ácido-alcalino y la salud:

El equilibrio químico en nuestro organismo tiene una importancia fundamental para el mantenimiento de la salud y la erradicación de enfermedad. La acidosis, o la elevada acidez  en los tejidos de cuerpo, es una de las causas básicas de muchas enfermedades, sobre todo de la artritis y de las enfermedades reumáticas.

El cuerpo ejerce una “combustión” de los alimentos, comunmente llamada digestión que puede ser neutra, ácida o alcalina, dependiendo en gran parte de la composición mineral de los productos alimenticios. Algunos alimentos dejan un residuo ácido, y otros son alcalinizantes. El residuo ácido (o acidosis) se da cuando hay un agotamiento de la reserva alcalina o la disminución en el suministro de la reserva de bases fijas en la sangre y los tejidos del cuerpo.

Es, por lo tanto, sumamente importante que haya una proporción apropiada entre los alimentos ácidos y alcalinos que ingerimos. Cuando se mantiene la proporción adecuada, el cuerpo tiene una resistencia más fuerte contra la enfermedad. En la curación de enfermedad, cuando el paciente por lo general tiene el índice de acidez muy elevado, su recuperación será más rápida si se aumenta la proporción de elementos alcalinos en su dieta. Los elementos alcalinos neutralizan los elementos ácidos. Por lo tanto, en el tratamiento de la mayor parte de enfermedades es importante que la dieta del paciente incluya muchos productos alcalinizantes.

Un cuerpo sano, por lo general guarda grandes reservas alcalinas que son usadas como recurso de emergencia si se consumen demasiados productos alimenticios que producen acidosis. Estas reservas normalmente pueden agotarse. El cuerpo puede funcionar normalmente y sostener la salud sólo en la presencia de reservas alcalinas adecuadas y con la proporción apropiada ácida-alcalina en todos los tejidos del cuerpo y en la sangre.
¿En qué proporción entonces, deberíamos consumir alimentos acidificantes y alcalinizantes?

Como en toda materia de alimentación, la proporción correcta en cada comida variará de acuerdo con cada persona, su metabolismo, su cantidad de actividad física, los otros alimentos que haya comido antes, y posiblemente también según la calidad y el ritmo de su respiración (la respiración profunda alcaliniza el organismo). Muchos dietistas recomiendan una proporción de 1 parte de alimentos acidificantes por 3 de alcalinizantes o un 20%-80% ácido-alcalino. Esto puede ser conveniente, por ejemplo, para personas que hacen mucho ejercicio físico, crean mucho ácido y necesitan alcalinizarse. Por experiencia propia, también incluyo aquí las prácticas intensas de asanas (secuencias de posturas de yoga), que se han de equilibrar con suficiente pranayama (práctica de técnicas de respiración) y con una proporción adecuada de alimentos alcalinizantes.  Las personas menos activas pueden consumir más alimentos acidificantes, si su salud es buena.

¿Cómo saber cuándo hemos perdido el equilibrio ácido-alcalino?

La respuesta es: prestando atención a las señales de nuestro cuerpo. Es más fácil tener un exceso de acidez que de alcalinidad ya que los productos que se suelen consumir en demasía y que la producen son los dulces, las harinas, las grasas y la proteína animal. Síntomas de un exceso de acidez son:
-          Sabor agrio o viscoso en la boca al levantarse.
-          Ansias de cítricos o café en el desayuno (con efecto alcalinizante, para calmar el anterior síntoma).
-          Desmineralización que crea problemas nerviosos y emocionales.
-          Caries.
-          Uñas quebradizas.
-          Debilitamiento general.

Un problema de hiper-alcalinización solo puede derivarse de una hiperventilación, de vomitar mucho o de comer grandes cantidades de verduras o frutas si no se las equilibra con cereales  o con proteínas.
QUÉ DICE LA MACROBIÓTICA SOBRE LA ACIDEZ/ALCALINIDAD:
Desde el el punto de vista macrobiótico, el equilibrio entre alimentos ácidos/alcalinos tiene gran importancia, pero teniendo en cuenta también el equilibrio yin/yang.
Todos los alimentos pueden dividirse en yin y yang de acuerdo con la filosofía oriental y en alimentos acidificantes y alcalinizantes según la ciencia Occidental. Cuando combinamos estos dos conceptos, obtenemos  cuatro divisiones básicas. Los alimentos en cada grupo han sido ordenados dentro de su categoría desde el más yin al más yang:
1-      Yin, alcalinizante: Miel, café, té de hierbas aromáticas, especias, frutas, semillas, la mayor parte de la verduras, algunas legumbres.
2-      Yin, acidificante: Drogas químicas, medicamentos, azúcar, caramelos, refrescos, bebidas alcoholicas, algunas legumbres, nueces.
3-      Yang, alcalinizante: Bancha, té de diente de león, raíz de loto, raíz de bardana, gomasio, shoyu, miso, umeboshi, sal.
4-      Yang, acidificante: cereales, pescado, queso, pollo, cerdo, carne de vaca, huevos.
Para mantener los fluidos del cuerpo (sangre y líquidos celulares e intercelulares) alcalinos, cuando consumimos alimentos acidificantes, como puede ser algo de pescado, es importante equilibrarlos con alimentos alcalinizantes, tomando consciencia del equilibrio yin-yang.
Por ejemplo: pescado (yang, ácido) con rabanito rallado, verduras verdes escaldadas o jengibre (yin, alcalino).
Los alimentos en la categoría 1 se equilibran bien con los de la categoría 4, y los alimentos de la categoría 2, se complementan con los de la categoría 3. Sin embargo, debe destacarse que  los alimentos yin extremadamente acidificantes como las drogas, medicamentos y el azúcar son demasiado yin para poder equilibrarse con cualquier otro alimento alcalinizante.
Los porcentajes de la dieta estándar macrobiótica deben ajustarse según la estación, clima, actividad y constitución de la persona.



 LISTADO DE ALIMENTOS SEGÚN SU GRADO DE ALCALINIDAD O ACIDEZ:
Muchos cereales integrales son acidificantes, exceptuando el mijo y el trigo sarraceno que se consideran alcalinos. Los germinados se alcalinizan durante el proceso de germinación.
Todos los zumos de verduras y frutas son altamente alcalinos. Los más alcalinizantes son: los zumos de verduras verdes, de zanahoria, remolacha, apio, piña y cítricos (estos dos últimos, propios para climas muy cálidos o tropicales).
El que una fruta tenga un sabor ácido no indica que sea acidificante. Puede pasar que sea alcalinizante, como por ejemplo, en el caso de los limones.

El caldo de verduras es una bebida muy alcalinizante.
De más alcalino a menos alcalino:
1.     Edulcorantes: Stevia, Sirope de arce, Sirope de arroz, Miel cruda, Azúcar crudo.
2.     Frutas: Limones, Sandía, Tilo, Pomelo, Mangos, Papayas, Dátiles, Higos,    Melones,  Uvas,  Papaya, Kiwi, Arándanos, Manzanas, Peras, Naranjas, Pasas, Plátanos, Cerezas, Piña, Melocotones, Aguacates,
3.     Legumbres, verduras y hortalizas: Espárragos, Cebollas, Jugos de verduras, Perejil, Espinacas crudas, Brócoli, Ajo, Calabaza, Judías verdes, Remolacha, Apio, Lechuga, Calabacín, Boniato, Algarrobas, Zanahorias, Tomates, Panojas de maíz, Setas, Coles, Guisantes, Patatas, Aceitunas, Soja, Tofu.
4.     Frutos secos y semillas: Almendras, Avellanas.
5.     Aceites: Aceite de oliva, Aceite de Semillas de Lino, Aceite de canola
6.     Cereales Integrales: Amaranto, Mijo, Arroz Salvaje, Quinoa.
7.     Carnes:…….(ninguna)………….
8.     Lácteos: Leche materna, Queso de Soja, Leche de Soja, Leche de Cabra, Queso de cabra, Suero.
9.     Bebidas: Tés de Hierbas (Infusiones), Agua con limón, Té Verde, Té de Jengibre.

Otros alimentos alcalinizantes:
10.   Especias y Condimentos: Sal marina, Miso, Tamari, Canela, Curry, Jengibre, Mostaza, Chile, Pimienta, Todas las Aromáticas.
11.   Vegetales Orientales: Umeboshi, Wakame, Kombu, Nori, Verduras del Mar, Daikon, Raíz de Diente de León, Shiitake, Maitake .
 

De menos ácido a más ácido:
1.     Edulcorantes: Miel refinada, Melazas, Azúcar blanco, Azúcar Moreno. Edulcorantes Químicos (aspartamo, etc…)
2.     Frutas: Ciruelas pasas, Zumos de fruta Procesados, Cerezas ácidas, Moras, Ruibarbo, Arándanos, Ciruelas frescas.
3.     Legumbres, verduras y hortalizas: Espinacas Cocinadas, Azukis, Garbanzos, Lentejas, Judías pintas, Frijoles, Judías blancas, Cacao.
4.     Frutos secos y semillas: Semillas de Calabaza, de Girasol, Nueces de Brasil, Nueces de Pacana, Anacardos, Cacahuetes, Nueces.
5.     Aceites: Aceite de maíz.
6.     Cereales integrales: Pan de Trigo Germinado, Espelta, Arroz Integral, Arroz Blanco, Maíz, Trigo Sarraceno, Avena, Centeno, Harina Blanca, Pasteles, Pastas.
7.     Carnes: Carne de Venado, Pescados de agua fría, Pavo, Pollo, Ternera, Cordero, Cerdo, Marisco
8.     Lácteos: Huevos, Mantequilla, Yogur, Suero, Requesón Quesos de leche cruda, Leche Homogeneizada, Helados.
9.     Bebidas: Té, Café, Cerveza, Refrescos industriales.


Bibliografía consultada:
- Macrobiótica Básica de Herman Aihara.
- El poder curativo de los alimentos de Anne Marie Colbin.
- http://www.parbiomagneticogranada.org/article-tabla-de-alimentos-acidos-y-alimentos-alcalinos-77405971.html
- http://www.alkaline-alkaline.com/index.html

Pinturas: Leonardo Da Vinci.

Licencia Creative Commons
ALIMENTOS ÁCIDOS/ALIMENTOS ALCALINOS por AGNÈS EMMANUELLE PÉREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en agnesmacrobiotica.blogspot.com.





ASESORAMIENTO MACROBIÓTICO-ENERGÉTICO EN JÁVEA (ALICANTE)


Te ayudo a reajustar tu dieta según tus necesidades personales y a efectuar la transición hacia una nutrición saludable y equilibrada, basada enel consumo de alimentos integrales y frescos.

En la consulta hago sugerencias prácticas sobre alimentación y estilo de vida, teniendo en cuenta cada caso particular, en base al estado de salud en que se encuentra la persona en ese momento.

El asesoramiento dura aproximadamente 1h-1h30 e incluye:
- Una valoración del estado energético del paciente segúntécnicas de diagnóstico oriental.
- El estudio de los alimentos potenciadores de la salud y para reequilibrar la propia energía.
- Recetas específicas y remedios naturales de elaboración casera para tratar desequilibrios orgánicos.
- Un extenso manual con recetas prácticas y consejos sobre estilo de vida.
- Seguimiento durante el primer mes a través de correo electrónico.

También paso consultas en Llíber (Alicante).