lunes, 19 de septiembre de 2011

DESENGANCHARSE DEL CAFÉ SIN SÍNDROME DE ABSTINENCIA


EL CAFÉ: ¿UNA ADICCIÓN MACROBIÓTICA?

Cuando empecé a dar mis primeros pasos entre adultos macrobióticos me sorprendió su especial atracción hacia el tabaco y la tacita de café de después de comer (y en algunos, la de la mañana también). Yo misma, como buena universitaria, me había dopado con él durante las épocas de exámenes y algunos fines de semana de transnocheo para poder resistir hasta altas horas de la mañana estudiando o divirtiéndome con mis amig@s. Durante los exámenes de final de carrera, acabé hecha polvo del estómago y taquicárdica, y juré no volver a oler una sola taza de café ni a tomarme una coca-cola más en mi vida. Y así ha sido, y así empezaron mis primeros "boikots" a ciertas sustancias legales y socialmente aceptadas, pero éticamente inadmisibles, tanto por el bien de la salud como por dejar de contribuir con indústrias esclavistas e hipócritas.
Así que, pregunté a mis formadores macrobióticos cómo es que lo tomaban preconizando un estilo de vida saludable y pacífico y la contestación fue que "en pequeñas cantidades, ayuda a hablar, y nosotros damos clases y consultas y tenemos que hablar mucho..."
"Bueno", me dije, "si creen que no les sienta mal..."
Y aún hoy, sigo asistiendo a conversaciones entre queridísimas amistades yoguis desapegadas de casi todo lo supérfluo, pero dependientes del cafetito para poner más pilas a su práctica.
El problema se da cuando el café o cualquier otra sustancia crea adicción e impide que las personas funcionen de manera óptima sin su consumo, o cuando tomarlo desestabiliza el organismo, creando síntomas relacionados con las malas digestiones, dolores de cabeza o insomnio.
En palabras tomadas prestadas de George Ohsawa, el café esclaviza. La adicción a este estimulante cotidiano es deshonesta y contraproductiva al verdadero cuidado de nuestra salud. Para un placer ocasional, no es un problema. Si se toma como una medicación diaria es cuando esto se convierte en un problema.
Si queremos coherencia entre los actos y lo que se aconseja a los demás, debido a la explotación que padecen sus recolectores, en caso de no querer dejar de consumirlo, al menos sería positivo comprarlo de comercio justo y ecológico.

ETIMOLOGIA Y PRODUCCIÓN DEL CAFÉ

La palabra "café" proviene del término turco qahve, a su vez, procedente del árabe, qahwa, a través del italiano. El término árabe sería una abreviación de la expresión qahhwat al-bun o vino de la habichuela. Un posible origen de la palabra se encontraría en el Reino de Kaffa en Etiopía, de donde procedería la planta del café; su nombre allí es bunn o bunna(1).

Él café es producido, principalmente, por países considerados parte del tercer mundo. Unos 100 millones de personas viven del café. La mayoría son jornaleros o pequeños campesinos que cultivan sus parcelas. Cuando caen los precios del café, los pequeños propietarios deben aumentar el área dedicada a este cultivo en detrimento de los productos para el autoconsumo. Los jornaleros deben andar varios kilómetros para llegar hasta las plantaciones y cargar los sacos de café de vuelta(2)

El café proviene de los frutos y semillas del cafeto y contiene una sustancia estimulante llamada cafeína. Pertenece a las drogas llamadas xantinas que son estimulantes del sistema nervioso central :
•Disminuye la sensación de fatiga y somnolencia.
•Aumenta la capacidad de procesamiento mental.
•Aumenta el riego coronario y ejerce una acción vasodilatadora.
•Estimula la secreción ácida del estómago.
•Tiene un marcado efecto diurético.

Se le atribuyen propiedades beneficiosas para la salud tomado en catidades adecuadas. ¿Cómo va a ser malo si en cada esquina de este país hay un bar, cafetería o Starsbuck?
Es interesante saber que la rapidez con la que el cuerpo absorbe la cafeína es muy variable en función de la persona. De media, nuestro organismo absorbe la cafeína en un plazo de 3 horas aproximadamente pero este margen puede variar en función del consumo de alcohol, la toma de anticonceptivos o el embarazo.
La cafeína estimula las glandulas suprarrenales, aumentando el azucar en sangre y obligando a la necesidad de más insulina. En España se consumen al año entre 200 y 300 millones de toneladas para menos de 50 millones de habitantes, acompañado de azúcar refinado la gran mayoría de las veces.

¿SON LAS OJERAS NEGRAS UN INDICADOR DE TENSIÓN EN LAS SUPRARRENALES?

Tarde o temprano, los órganos que más sufren a  causa del consumo de cafeína son las glándulas suprarrenales. El agotamiento crónico suprarrenal es prácticamente epidémico.
La adrenalina es responsable de la explosión de ganancia de energía y en individuos compasivos, de la capacidad de rescatar instintivamente a la gente accidentada levantando coches. La adrenalina es el origen de nuestra respuesta "de lucha o huída".
Supuestamente, esta respuesta permitió a nuestros antepasados prehistóricos escaparse de depredadores dentados.
Cuando continuamente estimulamos nuestras glándulas suprarrenales para producir esta descarga de adrenalina, ocasionamos su deficiencia en nuestros cuerpos y hacemos que la glucemia sea irregular.
Es pues importante recordar que la cafeína no proporciona únicamente un estímulo químico de energía .

En el diagnóstico emitido por especialistas en medicina oriental, se ha dicho que el tejido delgado que hay bajo los ojos, el área que de manera informal llamamos "ojeras",  se relaciona con los riñones y las adrenales.
Las esquinas interiores  de los ojos se hacen más oscuras. A veces, esto es asociado con una falta de sueño, cosa que tiene sentido, porque los órganos que sufren más de la irregularidad de sueño son las glándulas suprarrenales.

Ralph T. Golán explica:
" La cafeína fuerza vuestras glándulas a secretar hormonas cuando ellas ya no tienen mucho más para dar, y tienen que seguir trabajando cada vez más y más profundamente, haciendo que cada vez se cansen más, y con el tiempo, agotan su capacidad de funcionamiento. Y durante este proceso, se toma cada vez más café para conseguir o mantener el efecto deseado. Algunas personas alcanzan el punto de beber media docena o más de tazas del café para conseguir el mismo resultado y esto apenas las mantiene despiertas. A esto se le denomina agotamiento severo suprarrenal. "

La investigación conducida por el departamento de psiquiatría y ciencias conductuales en Johns Hopkins, una escuela de universitaria de medicina revela que el consumo moderado de cafeína (algo así como una taza diaria) inmediatamente puede producir síndromes de abstinencia. "

Esto es porque la cafeína es esencialmente, una droga. A pesar de su cuestionable inclusión en las adoradas pastillas de chocolate, el chocolate caliente, las bebidas estimulantes (como la Red Bull), los refrescos populares y las colas, la presencia de la cafeína es omnipresente.(3)



EL SÍNDOME DE ABSTINENCIA

Mucha gente se ha convertido en adicta a la cafeína en el sentido de no poder dejar de tomarla o seguir tomándola pese a arriesgar su salud física o psíquica, solo para evitar el síndrome de abstinencia. Las personas que se plantean una dieta más saludable y dejan de tomarlo, a menudo lo experimentan los primeros días.

El síndrome de abstinencia del café ha sido probado mediante varios rigurosos estudios de doble ciego. De hecho ha sido incluido como diagnostico oficial en ICD-10 (Organización Mundial de la Salud) y se ha propuesto como diagnostico a la Asociación Estadounidense de Psiquiatría. Aunque los estudios se han realizado con adultos, también se han dado casos en niños.
Los síntomas típicos del síndrome de abstinencia son:
Dolor de cabeza de diferentes grados
Fatiga, adormecimiento
Dificultad para concentrarse
Dificultad para trabajar
Irritabilidad
Depresión
Ansiedad
Síntomas de resfriado, como pueden ser: nauseas y vómitos, dolor o rigidez muscular, calor y frío…
Deterioro psicomotor, de la alerta y del rendimiento cognitivo
Se han dado casos de adicción al café con dosis diarias tan bajas de cafeína como 100mg/día (equivalente a una taza o dos latas de refresco cafeinado). También se han dado casos de síndrome de abstinencia al dejar de tomar una consumición diaria y regular de cafeína (por ejemplo un café todas las mañanas). Durante la abstinencia, pequeñas dosis de cafeína (ej: 25mg) pueden suprimir parcialmente los síntomas del síndrome de abstinencia.





CÓMO DESENGANCHARSE DEL CAFÉ SIN PASAR EL "MONO"

1- Hay dos maneras de hacer esto:
a) Eliminando toda la cafeína inmediatamente y asegurándote que puedes pedir la baja en el trabajo por un par de días para tratar los dolores de cabeza, el letargo y la depresión que se dan en muchos casos.
b) Por el método de Eliminación Gradual: Esto requiere estar un poco más implicado, pero si trabaja por este método puedes evitar la mayor parte de los efectos segundarios de la adicción a la cafeína.

Digamos que bebes aproximadamente 2 tazas de café diariamente. En este caso, lo mejor es reducir la cafeína gradualmente, lo cual ayudará a hacer esta transición con menos drama, dolor y fatiga.
Primero se trata de reducir 1/3 menos la cantidad de cafeína que has estado tomando, durante 2 a 3 momentos del día.
.La clave está en reducir muy gradualmente la cntidad de café de cada toma y mientras tanto asegurarse de que se consiguen minerales, comiendo con regularidad y haciendo algún ejercicio diario.
 
2- Come con frecuencia.
Una de las cosas más importantes a recordar es la relación de la cafeína con el índice glucémico. Por lo tanto, es importante encontrar otros modos de regular tus niveles de azúcar. No comer durante períodos largos de tiempo lleva tu glucemia a niveles alarmantemente bajos. En este punto, el ansia por la cafeína es prácticamente una cuestión de supervivencia. Uno de los mejores modos de asegurar el equilibrio glucémico es comiendo con frecuencia. Esto también puede ser una estrategia para reducir las ansias de dulces y el impulso de comer en exceso.
 
3-  Come alimentos integrales diariamente.

El grano entero, cocinado con agua y un pellizco de sal marina, comido con una pequeña cantidad de verduras , ayuda a normalizar la función de los intestinos, la glucemia y la necesidad del hidratos de carbono complejos. Esto podría ascender a 3/4 de una taza de copos para el desayuno y a 1/2 la taza de arroz integral para la cena. Por grano entero, me refiero al arroz integral, la avena, la cebada, quinoa, el mijo, etc.
 
4. Asegúrate de dormir suficientemente.

El reclamo, " el sueño es un síntoma de privación de cafeína", para algun@s, tristemente, puede ser verdadero. Nuestros ancestros vieron que "una hora de sueño antes de la medianoche vale por dos después" l da algún sentido al ciclo de los ritmos circadianos y a la relación que tienen con la liberación de melatonina, que ocurre después de la 1h00 en el cuerpo humano. El sueño adecuado es la primera línea de defensa en el refuerzo del sistema inmunológico. Entonces, el cuerpo aprende a depender de menos estimulantes, y puede restaurar su energía natural.
El descanso ayudará a acelerar este proceso. Si además evitas ir al cuarto de baño durante la noche, asegurándote de no tomar sopa, té o cualquier cantidad de líquidos abundantes con la cena y no acostarte durante 3 horas desde el final de la cena, esto permitirá que tu cuerpo descanse sin perturbar el sueño

5. Mantente Activo.

Haz ejercicio: paseo enérgico, bici, excursiones, footing...
El ejercicio diario también ayudará a mover la sangre del riñón y a eliminar toxinas.
El ejercicio diario refuerza la voluntad.

6. Acostúmbrate a la  tranquilidad .
Esto puede parecerte extraño, pero una de las primeras cosas que notarás cuando eliminas la cafeína es que tienes más energía, aunque te sientes más tranquilo.
Correr a todas partes llevando al límite tu energía no siempre significa que consigas hacer todo lo que te has propuesto. Podría aparecer que corres a todas partes y consigues muchas cosas, pero a menudo se confunde la actividad con la productividad. Podemos tener mucha energía, pero también podemos estar tan dispersos que cuando realmente se suman las cosas hechas, no hay las que debería de haber ya que no se ha empleado el tiempo a fondo, o porque la energía empleada podría ser demasiado caótica.

7. Sustituye el ritual, sustituye la Bebida

Nuestras vidas contienen los hilos constantes de rituales varios: el sábado o el domingo desayuno en la terraza con el periódico, el domingo por la mañana, una tarta, el fin de semana cena con l@s amig@s, rituales de vacaciones, de cumpleaños, de los fuegos  de San Juan, el lunes por la noche el fútbol, juegos de cartas semanales, etc., la lista puede ser generalizada así como personalizada, dependiendo de nuestra identidad étnica, religión, ocupación, país de origen, personalidad y otros factores.

Los rituales pueden ser un modo de estancarse y otro modo de impregnar nuestras vidas de reverencias, si llevamos ropa especial para algunos rituales, hablamos de cierto modo...
Tenemos que sustituir el ritual del café (de después de comer, el café con las amigas..) Esto quiere decir pasar a la utilización de otra bebida que podemos encontrar calmante, caliente y con un gusto familiar. Para mí, que solía tomar mi café con nata, he sustituido esto por una bebida que se puede encontrar en la mayor parte de tiendas de productos naturales: el yannoh con leche de arroz.
Para otras personas, tomar un simple té caliente proporcionará la misma satisfacción después de que la neesidad de cafeína se haya ido. (3)


Páginas consultadas:
1- Wikipedia
2- Intermon Oxfam
3- Verne Varona (http://macrobiotics.co.uk/articles/javejump.htm , traducido por Agnès Pérez )

Licencia Creative Commons
DESENGANCHARSE DEL CAFÉ SIN SÍNDROME DE ABSTINENCIA por AGNÈS EMMANUELLE PEREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en NUTRICIÓN PARA LA SALUD.

jueves, 15 de septiembre de 2011

INFLUENCIA DEL NATURISMO Y DEL TAOISMO EN LAS OBRAS DE ANTONI GAUDÍ


Antoni Gaudí (1852-1926), el genial arquitecto catalán fue vegetariano y naturista la mayor parte de su vida. Podría afirmarse que sus costumbres alimenticias y su estudio del cuerpo humano a través del naturismo influyeron notablemente sus creaciones, quizás también su destino y las dramáticas circunstancias en que falleció.

Según Nuria Leonelli, su obra es un reflejo del tao y así lo explica en su interesante artículo que incluyo a continuación y que describe el reflejo del macrocosmos en su obra (el microcosmos).

Costumbres dietéticas de Gaudí:

Antonio Gaudí fue un personaje bastante conservador y convencional (aunque con numerosas extravagancias de genio), ferviente católico y cuyos motivos de inspiración se los brindaban los recuerdos de la infancia, el paisaje, la flora y la fauna catalanas, su erudición libresca (no fue un gran viajero), su nacionalismo catalán y, sobre todo, su profunda fe católica. Fue vegetariano, higienista, y un gran ayunador. Su padre, un artesano calderero de cierto éxito que vivió hasta los 90 años, imbuyó a su hijo de una serie de normas higienistas y "remedios caseros" que este siguió durante toda su vida, ya que su padre se curó las varices de las piernas, que médicos no conseguían curar con prácticas hidroterapeuticas.

Gaudí fue también seguidor del alemán Kneipp realizando largos ayunos para curarse de sus enfermedades. Su mala salud le llevó a entrar en contacto con el movimiento naturista vegetariano, que a la sazón empezaba a tener adeptos en Cataluña. Existe una carta en la que declara: “Sospecho que mis enfermedades no necesitan medicamentos, sino cambios de vida”. Fue entonces cuando leyó los libros de Kneipp y, posiblemente, de Kuhne, que acababan de ser traducidos al castellano, y cuando adoptó una dieta ovoláctea para mantenerse sano.

Sabemos que ante graves enfermedades, el artista solía ayunar. De hecho, en algunos periódicos de la época se publicaron dibujos del famoso Opisso en los que se mostraba a Gaudí ayunando, lo que solía despertar la hilaridad entre la sociedad catalana de su tiempo.


Se sabe, así mismo, que su alimentación, al menos en el último período de su vida era exigua, apenas un poco de lechuga, un vaso de leche, unas gotas de aceite sobre la lechuga, nueces, confitura de remolacha y pan con miel, todo ello acompañado por mucha agua. En ocasiones comía algo de frutos secos o pasas. También se sabe que comía verduras con sal y un poco de aceite vegetal. En algún texto hemos leído que, ocasionalmente, mezclaba la leche con cítricos e incluso tenía alguna teoría al respecto. Siempre, después de comer, tenía la costumbre de limpiarse las manos con miga de pan mojada en agua. “Explicaba que las ensaladas, la lechuga y la escarola son la forma más sencilla y perfecta de tomar aceite, preparado así para su emulsión; que es un error que la leche con frutas, incluidos los cítricos, combinen mal, que es todo lo contrario: la piel de las frutas es el mejor regulador intestinal. Todo lo que comía lo acompañaba con pan y no bebía aun que no hubiera comido nada más que frutos secos; acababa siempre con miga de pan, que hacía de “esponja limpiadora de la dentadura”; después bebía un poco de agua”. Y estos hábitos dietéticos contrastan con los que mantuvo, siempre según Bergós, el arquitecto en otros tiempos: “Gaudí, de joven, había sido un gran gourmet, pero nunca fue goloso; en su madurez, primero por convencimiento de la moda naturista, después para combatir los ataques reumáticos que reaparecen alguna vez y finalmente por ascetismo, llegó a un grado de frugalidad extraordinario".


Van Hensbergen explica que en 1911 se le diagnosticó brucelosis, quizás como resultado de su costumbre de beber leche sin pasteurizar. El mismo autor atribuye el mal carácter del arquitecto a la enfermedad: “Uno de los síntomas más potentes y perturbadores de la brucelosis son los cambios de humor súbito, que pueden terminar en depresiones suicidas. Van acompañados de ataques de cólera, intervalos de concentración, agotamiento físico, dolores de cabeza intensos, inflamación glandular, sudores nocturnos, artritis dolorosas”

El genio de la arquitectura catalana murió atropellado en 1926 por un tranvía, y es curioso que años antes, cuando le dijeron que los púlpitos que había diseñado para la catedral de Mallorca parecían "sendos tranvías aparcados uno en frente del otro" Gaudí se indignó y dijo "¿acaso no son bonitos los tranvías?

La originalidad, dejó sentado Gaudí en varias ocasiones: "consiste en volver a los orígenes".


Gaudí y el taoismo (1)

La genialidad, la imaginación y el misticismo son solo algunas palabras que definen la arquitectura del catalán Antoni Gaudí, pero hay una por excelencia que identifica toda su obra: el taoismo.


El taoismo es la manera en que la persona coopera con el curso de la naturaleza. Se trata de comprender que un@ y la naturaleza forman una misma unidad y un mismo proceso, y la fuerza y la armonía de la arquitectura gaudiniana son la clara expresión del fluir del tao. La palabra tao simplemente designa todo lo que sucede con la obra de Gaudí que se integra en el orden universal y fluye junto al todo.

Si observamos el tallo de un bambú reconocemos la existencia de un cierto tipo de orden que no tiene nada que ver con el orden simétrico o geométrico en base a sólidos regulares. Los chinos tuvieron auténtica fascinación por este tipo de orden asimétrico al que denominaron li y que se puede apreciar claramente en las vetas de jade o en las tallas de madera. Esta pauta también se refleja en las nubes y en el mármol. Lo interesante de li es que sabemos qué es pero no hay manera de definirlo. Vemos que su configuración sigue los principios básicos del flujo, el mismo que traza el curso del agua. Li es el modelo de conducta que sucede cuando entramos en resonancia con el tao, el curso de la naturaleza.

Fiel al tao, Gaudí reconoció la naturaleza como la única maestra de la verdad y mantuvo siempre una actitud humilde con ella sin ninguna pretensión de inventar nada pero descubriéndolo todo. La forma de entender sus construcciones sigue li, el mismo principio que siguen las plantas y los animales.


Identificó cuatro superficies distintas: helicoide, hiperboloide, conoide y paraboloide hiperbólica que no tienen ángulos ni esquinas y mantienen una continuidad formal.

Descubrió la forma helicoide en el tronco del eucalipto y la aplicó a las columnas helicoides del Colegio de las Teresianas.


Identificó el hiperboloide en el fémur humano al que denominó “columna en movimiento”, dado que soporta una carga del peso del cuerpo importante, para resolver la construcción de las columnas de la Sagrada Familia.


El conoide es una forma frecuente en que las hojas de los árboles y Saudí la aplicó en la cubierta de las Escuelas Provisionales de la Sagrada Familia. La forma paraboloide hiperbólica está patente en la estructura orgánica tendinosa de la mano o en la formación de montañas y colinas y la alicó en la construcción de las bóvedas de la Colonia Güell. Combinó métodos intuitivos basados en la observación de la naturaleza combinados con métodos matemáticos para crear formas naturales que fluyen.


Siguiendo el camino del tao, proyectó siempre superficies onduladas y líneas curvas sinuoas que forman el diagrama del yin-yang, porque Gaudí experimentaba la energía que siempre está en continuo movimiento y se aleja de la rigidez lineal. Los ejemplos más emblemáticos son la casa Batlló y la Pedrera cuyas fachadas podrían extenderse lateralmente hasta el infinito sin comienzo ni fin. La técnica del “trencadís”, mosaico realizado con pequeños trozos de baldosas, conseguía recubrir también las superficies curvadas. Con esta técnica conseguía expresar una vez más, el fluir de li. Un claro ejemplo lo encontramos en la fachada de la Casa Batlló en la que se aprecian matices azulados, como las vetas de mármol o la madera, que sugieren una cascada de agua.




En la Sagrada Familia, la nave central se levanta sobre una estructura arborescente, las columna parecen árboles con capiteles llenos de hojas. Su obra está viva en continuo movimiento. Es un microcosmos reflejo del macrocosmos.

Gaudí conectó la estructura del edificio con la decoración interior fundiendo exterior e interior en una sola unidad. Las formas curvas y los cantos suaves priman en lámparas, mesas, armarios, vidrieras, rejas y pequeños objetos decorativos. Las sillas y bancos tienen formas alabeadas y se adaptan a la morfología humana. Las manetas y tiradores de puertas y ventanas se inspiran en el mundo orgánico, especialmente en las configuraciones óseas. Por este motivo se adaptan perfectamente a la mano. Los muebles y enseres no son partes aisladas de su contexto pues siguen los mismos principios de tao y forman parte de un todo. La arquitectura es diseño decorativo, mientras que la decoración interior es arquitectura a escala reducida.


El taoísmo es un modelo de inteligencia que no puede ser explicado con palabras, porque no son ideas, no son conceptos. De hecho, pertenece a la esencia de su filosofía la imposibilidad de definición. Solo se puede conocer o enseñar mediante la experiencia. Probablemente el arquitecto Gaudí no profundizó sobre la filosofía taoísta, pero su legado nos muestra claramente que estuvo siempre en consonancia con las leyes del universo pues son patentes en toda su obra.

- Biografía dietética: http://www.larevistaintegral.com/5839/gaudi-ecologia-y-espiritualidad.html
http://infokrisis.blogia.com/2005/011901-gaudi-y-las-ensenanzas-del-abate-sebastian-kneipp.php
http://www.tarragona-goig.org/llibres/gaudi.htm

- (1)- Gaudí y el taoismo: artículo de Nuria Leonelli publicado en la revista Ddona nº25. http://www.institutoqigong.com/

miércoles, 7 de septiembre de 2011

CÓMO FORTALECER EL SISTEMA INMUNOLÓGICO INFANTIL


He criado siete hijos/as sin vacunarlos/as. Les he dado una sólida base dándoles de mamar, una alimentación sana, una vida familiar sana y un entorno no tóxico. Mis hijos tienen un sistema inmunológico muy fuerte. No creo que deba sobreprotegerles o apartarles de otros/as niños/as que están enfermos/as. Creo que su inmunidad se fortalece y desarrolla cuando están expuestos naturalmente a los gérmenes. Por supuesto que se resfrían, tienen fiebre, desarreglos estomacales y otros problemas comunes, pero se reestablecen muy rápidamente de ellos.

Estos son signos de que su sistema inmune trabaja para liberarse de las toxinas, de los virus y de las bacterias de su cuerpo. Mi hija mayor contrajo una enfermedad hace algunos años y tuvo que tomar antibióticos. Mi hijo más pequeño se cortó profundamente el dedo y tuvo que tomar antibióticos para prevenir la infección. A parte de esto, mis hijos/as han recurrido a simples remedios curativos caseros y ocasionalmente a la homeopatía para aliviar sus problemas.

Hoy en día muchos padres/madres se están dando cuenta de que la clave de un niño/a sano/a es un sistema inmune fuerte. Los/las niños/as están constantemente expuestos a enfermedades causadas por bacterias, virus, hongos y parásitos pero esto no significa que enfermen. Un sistema inmune fuerte provee defensas naturales para combatir las enfermedades.

Si un/a niño/a ha debilitado su sistema inmunológico, entonces será más propenso/a los resfriados, gripes u otros problemas. Las bacterias están en todas partes y estar expuesto/a a ellos es algo muy natural que forma parte de la vida. En contraposición, lo que no es natural es tratar de inmunizar nuestros hijos contra virus y bacterias. De hecho, dejarlos que se expongan a ellos contribuye a fortalecer sus sistemas inmunológicos. Algunas enfermedades infantiles como las paperas, el sarampión, la varicela y la rubeola pueden ayudar a fortalecer las capacidades inmunológicas.

Hay diferentes acciones que puedes emprender para ayudar a que tus hijos/as fortalezcan naturalmente sus sistemas inmunológicos:

Darles de mamar


Los niños que han sido alimentados con el pecho de sus madres tienen menos infecciones que los que han sido alimentados con leche preparada. La leche materna es vital para desarrollar un sistema inmunológico fuerte y para proteger contra ciertas enfermedades. También provee un equilibrio nutricional completo que incluye ácidos grasos esenciales. Es muy importante dar de mamar a los bebés aunque sea solo durante unos meses. Si no puedes dar pecho a tu bebé, entonces hazle en casa leche de arroz integral. Es la mejor alternativa para que los bebés desarrollen una constitución y un sistema inmunológico fuertes.

Darles alimentos ecológicos e integrales

Es esencial darles a los niños/as una nutrición de alta calidad para que sus sistemas inmunológicos se mantengan sanos. Las deficiencias nutricionales facilitan las infecciones por virus y bacterias, asegúrate de que tus hijos comen alimentos integrales y frescos y de que su dieta es completa y variada, incluyendo verduras y frutas frescas, frutos secos, semillas, legumbres y cereales integrales. Es de vital importancia ofrecerles una alimentación equilibrada que contenga ingredientes variados.

A todos los niños/as les gusta tomar “snacks”. Hoy en día muchos de los alimentos que se venden como “snacks” están altamente refinados, procesados y contienen azúcar añadido como las galletas, los copos de cereales o cereales inflados y las bebidas gaseosas. Estos alimentos debilitan el sistema inmunológico. Tomarlos puede convertirse en problemático si el consumo de estos alimentos “de calorías vacías” se convierte en un hábito que sustituye a las comidas verdaderamente equilibradas. De todos modos, eisten “snacks” de buena calidad como palitos de verduras con los que se puede “dipear” en patés de legumbres o de vegetales, pinchos de fruta, galletas de arroz untadas con mantequillas de semillas, patés vegetales o amasake, pan de buena calidad, sushis, batidos hechos en casa con leches vegetales o frutos secos y semillas tostadas.

Incluye en su alimentación pescado fresco, aceite de oliva virgen y de sésamo y buenos postres caseros en las comidas.

Los alimentos fríos, el consumo excesivo de fruta cruda y de zumos de fruta tienen un efecto debilitador del sistema inmunológico y se deben de consumir con moderación. En climas más fríos puede ser necesario incluir aceite de hígado de pescado como suplemento alimenticio en la dieta de los niños/as.

El té kukicha tiene un efecto fortalecedor de la inmunidad natural. Dáselo calentito con una cucharadita de melaza de arroz o de cebada. El zumo de manzana caliente tiene un efecto muy relajante en el cuerpo y se puede diluir en kukicha y utilizar como una bebida alternativa sana a las gaseosas.

Observa tu propia dieta. Recuerda que los niños/as siguen el ejemplo de sus padres. Asegúrate de que estás preparando comidas equilibradas con una variedad suficiente de alimentos. Es importante no ser demasiado estricto/a o rígido/a. mantente en contacto con otras familias que también comparten tu estilo de vida y dan de comer a sus hijos de manera equilibrada a base de productos frescos e integrales. Documéntate y lee constantemente artículos sobre nutrición natural y consciente.

Alergias

Si tu hijo/a tiene un historial de infecciones de oídos, de boca, problemas digestivos, cólicos, alergias a ciertos alimentos, u otros problemas subyacentes, necesitas prestar más atención a lo que come cotidianamente. Los lácteos, el azúcar, los alimentos fríos, las gaseosas, el pollo, la comida pre-cocinada y el exceso de fruta pueden empeorar estos problemas. La solución está en una alimentación macrobiótica consciente y variada, aunque en algunos casos, se recomienda también evitar ciertos alimentos como los horneados, los demasiado grasos, derivados del trigo, frutas y ensaladas crudas, vinagres y algunos productos derivados de la soja hasta que haya fortalecido su organismo. Estos alimentos eliminados de la dieta temporalmente, se podrán ir re-introduciendo paulatinamente a medida que dejan de ser perjudiciales.


Asegúrate de que tu hijo/a toma buenas cantidades de verduras dulces como la calabaza, zanahorias, coles, chirivías y cebollas. Y también verduras verdes como berros, cocinadas de manera ligera.

Las algas tipo nori son muy beneficiosas ya que también proveen minerales que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y se pueden tomar regularmente. El polvo de kombu con sésamo tostado y molido puede usarse espolvoreado sobre la comida como remedio curativo fortalecedor. Este condimento se puede preparar también con pescaditos secos y es muy beneficioso para un crecimiento sano y fuerte de los dientes y de los huesos. El polvo de shiso y las ciruelas umeboshi son condimentos que ayudan a crear un sistema inmunológico sano. Se pueden dar EN CANTIDADES MUY PEQUEÑAS a los niños/as. Recuerda que estos condimentos son muy salados y si se abusa de ellos puede ser perjudicial, pudiendo causar, entre otros problemas de crecimiento, de comportamiento y hábitos alimenticios caprichosos.

Fitoterapia

Las hierbas se han utilizado sin ningún problema en todas las culturas del mundo desde tiempos remotos para prevenir y curar enfermedades. Si se mantiene una alimentación equilibrada no serán necesarios, pero son también un medio para crear resistencia ante las enfermedades. Ciertas hierbas, incluyendo la ecchinacea son conocidas por sus efectos sobre el sistema inmunológico y porque son una ayuda tanto para que el cuerpo se mantenga en sus niveles óptimos de vitalidad como para prevenir el desarrollo de enfermedades.

Crear un entorno no tóxico en el hogar

La exposición a productos químicos puede dañar el sistema inmunológico y puede hacer que sea más difícil luchar contra infecciones comunes o contra enfermedades más serias como el cáncer. Nuestro entorno es cada vez más tóxico. Y aunque estas toxinas estén en todos los lados, puedes dar los pasos necesarios para crear un entorno sano en tu hogar reduciendo la cantidad de productos químicos que utilizas y a los que se exponen tus hijos/as.


Hoy en día, podemos comprar productos alternativos no tóxicos tanto para la limpieza de casa como para el jardín o para nuestra higiene personal. Usa fibras naturales tanto para las sábanas como para tus muebles o en tus alfombras para crear un entorno más limpio y fresco con menos energía electro-estática. Compra alimentos ecológicos. Éstos disminuirán el riesgo de contaminación por pesticidas y son más sanos para todos/as.

Evitar antibióticos y vacunas innecesarias

Hoy en día, los niños/as toman demasiados antibióticos. Los antibióticos pueden dañar y debilitar seriamente el sistema inmunológico y también construyen una resistencia contra el efecto de otros medicamentos. Las vacunas pueden ayudar a inmunizar contra algunas enfermedades pero no aumentan la capacidad inmunológica o crean niños más sanos.

A muchos niños pequeños, en EEUU, se les inyecta casi tres docenas de dosis de 10 clases diferentes de vacunas contra virus y bacterias antes de los 5 años, y es a través de este estrés inducido que siguen desarrollando su sistema inmunológico y también es la causa de que se den disfunciones crónicas del sistema inmunológico en la infancia. Las madres y padres de niños que no han sido vacunados han observado que sus hijos desarrollan un sistema inmunológico más fuerte.

Una vida sana en un hogar sano

"All you need is Love!!"
El amor y la atención son una manera maravillosa de potenciar una inmunidad sana. Los niños/as que crecen en un ambiente de amor se sienten más seguros de sí mismos/as y son más felices.

Trata de coger en tus brazos, de abrazar, masajear, acunar, tocar y besar a tus hijos/as regularmente. Numerosos estudios demuestran que el buen humor y el pensamiento positivo ayudan a fortalecer el sistema inmunológico. Cuanto más se rían los niños/as y cuanto más disfruten de la vida, mejor salud tendrán.

Las situaciones estresantes y la infelicidad debilitan el sistema inmunológico y disminuyen la resistencia hacia la enfermedad. Dar de mamar, bañar y masajear a los peques puede ayudar a reducir el nivel de estrés y a promover sentimientos positivos en los bebés.

Rutina

Crea un entorno estable en tu hogar adoptando actitudes rutinarias cotidianamente. Esto incluye horarios fijos en las comidas, baños, siestas y para ir a dormir por las noches. Comer junta toda la familia es un aspecto muy importante que ayuda a que los niños/as se sientan seguros, a salvo y parte de la familia.

Descanso

Asegúrate de que tus hijos/as han dormido suficientemente y acuéstalos a horas razonables. El cuerpo se regenera, repara y renueva mientras dormimos. Además, es importante tener en cuenta un” tiempo de quietud” cada día para que los niños/as puedan apreciar y valorar el estado de calma. Ponles música tranquila y armoniosa que les ayude a relajarse y les haga sentir felices.

Contacto con la naturaleza

Proporciona a tus hijos/as contacto directo con la naturaleza. Ve a pasear con ellos/as por el bosque, la montaña, el campo o la playa. Si vives en una ciudad sal de ella los fines de semana y ve al parque entre semana. Deja que los niños/as corran, salten, bailen y escalen. No les reprimas. Si quieren correr sin guantes o sin casco, déjales hacerlo. Permíteles correr descalzos/as sobre la hierba, arena o que se suban a los árboles. La naturaleza es un excelente estímulo y exponerse a sus beneficios es una manera genial de potenciar una vida infantil sana.

Resumiendo…

Da de mamar a tu bebé
Ofrécele una amplia variedad de alimentos ecológicos y naturales
Crea un entorno libre de tóxicos en tu hogar
Evita vacunas y antibióticos innecesarios
Proporciona toneladas de afecto y amor a tus hijos/as
Crea una rutina en tu vida cotidiana
Comed junta toda la familia
Asegúrate de que tus hijos han dormido suficientemente
Pasa tiempo al aire libre y en plena naturaleza


Artículo escrito por Melanie Waxman. Derechos de traducción reservados y con licencia:
Licencia Creative Commons
CÓMO FORTALECER EL SISTEMA IMUNOLÓGICO INFANTIL por TRADUCCIÓN DE AGNÈS PÉREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://www.celebrate4health.com/.

jueves, 1 de septiembre de 2011

LA CURACIÓN A TRAVÉS DE LA MACROBIÓTICA


La efectividad con la que la macrobiótica puede curar depende de la condición y de la constitución de la persona que la quiere aplicar en su vida.
También depende del tipo de dieta con la que se empieza el proceso. “Macro” significa “grande” y a mi entender, grandes, amplias han de ser las opciones de transformación que las personas que ya la practicamos como forma de vida damos a quienes nos las piden.

Un@s tendrán la capacidad de adoptar una alimentación más estricta y simple, y otr@s habrán de efectuar un cambio de dieta y hábitos de una manera gradual. No todas las personas tenemos la misma capacidad de cambio y adaptación ni vivimos en las mismas circunstancias.

No son las mismas circunstancias las de una mujer, madre de familia, que está cambiando su propia alimentación y se topa con las diferentes necesidades de sus hij@s y pareja, que tendrá que respetar y que incluso se sentirá sola si no es respaldada como pionera del cambio en su familia hasta que l@s demás decidan o no acompañarla, que las circunstancias de un/a joven independiente que puede vaciar su despensa de tentaciones, o que las circunstancias de una persona enferma que cuenta con el apoyo de alguna amistad que la ayuda a cocinar.


Ante una opción de cambio, aunque esté aparentemente asumida, se van a manifestar resistencias físicas y mentales, se depuran memorias antiguas que salen tanto en forma de antojos por alimentos extremos como en forma de altibajos emocionales. Es el cambio de nuestras memorias celulares que están en todos los tejidos de nuestro organismo (una gran superficie de centímetros cuadrados de millones de celulitas) y que se realiza durante años no solo a través de la alimentación sino también con trabajo personal sobre el cuerpo y la mente.

La macrobiótica debería honorar su significado "grande", abarcar todos los aspectos de nuestro ser. Es una forma de vida en la que, habiendo predisposición, apertura y rendición, el Universo nos va aportando todas las circunstancias necesarias para evolucionar. Soy de las que cree que el primer peldaño para esta evolución es el cuerpo físico. Por eso he encauzado mi vida en el estudio y práctica de la nutrición y del yoga. Después de éste, hay otro peldaño más elevado que es la mente, con su ámbito particular que es vasto (experiencias, creencias, emociones, inconsciente individual e inconsciente colectivo, etc…). La escalera hacia el cielo está compuesta pues por varios peldaños que hay que escalar...

Cuando se practican una alimentación y un estilo de vida saludables y equilibrados de manera sincera, adaptados a nuestras necesidades personales y a nuestro propósito todo viene. Se ha de ser flexible en cuanto a la adaptación de la alimentación a nuestra vida. Mi experiencia tras mis primeros siete años de macrobiótica ortodoxa es que no saber salirse sanamente de pautas y normas generales puede llevar al aislamiento y a la rigidez mental.

En la filosofía ayurvédica, se dice que “si solo se consumen alimentos sáttvicos (puros, de vibración elevada) su efecto puede convertirse en tamásico” (de vibración baja)”. Encontramos en esta sentencia uno de los 7 principios del Universo: “cuanto mayor el frente, mayor el dorso” y una de las leyes fundamentales de la transformación del Universo: “extremo yin produce yang y extremo yang produce yin”.


Encerrarse en un “ego macrobiótico” (o en etiquetarnos con nombres de doctrinas, religiones, razas, o herramientas de evolución personal) es contraproducente tanto para un@ mism@ por la rigidez que crea, como en el sentido de transmitir los grandes beneficios que este tipo de vida aporta a l@s demás ya que significaría dejar de fluir con el principio únificador y cuadricular un sistema de comprensión del Universo que es totalmente flexible y se basa en el cambio. Sí hay un estándar en cuanto a dieta (dietas tipo, pirámide alimenticia, etc...) y a conceptos definitorios sobre el estilo de vida ideal de la macrobiótica, pero en mi opinión juzgar a las personas en función de si cumplen este estándar o no, de si comen una cosa u otra, de si siguen un maestro u otro, de si están más o menos dentro del canon macrobiotico, etc, denota incomprensión del orden del universo asi como del principio unificador y una actitud que se aleja del juicio basado en la libertad suprema. Para mi nadie es más o menos macrobiótico por tener o no nevera o tomarse o no un trocito de queso.
En mi opinión, es sabio mantener la sencillez y la apertura necesarias para interactuar con todo tipo de personas y circunstancias, y busco desarrollar esta sencillez siempre con respeto y que sienta la misma apertura y respeto por parte de l@s demás hacia mi, sabiendo que hay semillas muy fértiles y semillas que tardarán más en germinar, y que por encima de nosotr@s hay una voluntad superior que nos guia en el proceso de la vida.
Se puede empezar el camino de la macrobiótica de cualquier manera, siempre y cuando ésta sea lo que realmente necesitamos y podemos hacer honestamente y lo que el cuerpo puede asimilar, igual o más que siguiendo a rajatabla unos principios filósoficos intelectuales y estándares. Al fin, la salud es la capacidad de adaptarnos al medio en el que vivimos y a las circunstancias que la vida nos trae, aprendiendo de nuestras experiencias y colaborando con nuestro entorno.

Y al relacionarnos con nuestro entorno, o al experimentar con cualquier herramienta para la evolución personal es positivo hacerlo con desapego. Tal y como dice el Bhagavad Gita: “Solamente la acción es tu obligación, jamás los frutos de ella; que el fruto de la acción no sea tu objetivo, pero no debes evitar la acción misma” (BG, 2.48) o el yogasutra 1.12 de Patañjali: "la práctica y el desapego son los medios para detener los movimientos de la consciencia": la práctica honesta y el desapego derivan en la pacificación de la mente.

Al respecto, Gandhi comenta: “no debe haber propósito egoísta tras nuestras acciones. Pero el desapego por los frutos de la acción no significa ignorarlos o desatenderlos o repudiarlos. Estar desapegado no significa abandonar la acción porque el resultado esperado pueda no ocurrir. Al contrario, es una prueba de la fe inamovible en la seguridad de que el resultado proyectado vendrá a su debido tiempo”.

Cada cual tiene su propio proceso, un@s tardan más y otr@s menos. Tod@s venimos del mismo lugar y nos dirigimos hacia la liberación. Solo que cada indivíduo es único y ha de observar cuál es su propio destino o propósito. Esto es algo que tenemos que entender para evitar luchas de egos, conflictos interpersonales, la competencia desleal y las emociones dañinas. En este mundo, hay un lugar para cada persona. Tod@s hemos venido aquí a algo, entonces, lo mejor es tratar de saber a qué, preguntándonos a nosotr@s mism@s y ponernos manos a la obra para hacer lo que nos toca. Y así, al menos estaremos sanando.


Es importante distinguir entre curarse y sanar

Adoptando un modo de vida que proporciona herramientas para trabajar el cuerpo, la mente y el espíritu, sanaremos aunque la curación no esté garantizada. En el mundo de la macrobiótica hay claros ejemplos de personas que han transmitido muchos conocimientos y han abierto puertas, siendo un pilar para el crecimiento de muchas personas, padeciendo al mismo tiempo graves enfermedades, desequilibrios o dolencias, algunas de las cuales no se han curado o superado, a pesar de sus esfuerzos de auto-superación pero han incrementado su calidad de vida a través de los cambios que han hecho en su alimentación y en su estilo de vida y sirven de experiencia a las generaciones posteriores.

Por otro lado, la curación no depende solo de una dieta milagrosa y extrema sino de muchos factores físicos, mentales y espituales, por tanto, en mi opinión un@ ha de observar qué es lo que le enferma en todos estos niveles, aprendiendo a desarrollar su propia intuición y a descodificar los mensajes de su propia alma. Nadie nos puede curar y a la vez hay muchos caminos para llegar a un mismo destino. Somos nosotr@s mism@s quienes nos curamos o enfermamos a través de nuestras propias elecciones.

Así, acabo ya con otra sloka del Bhagavad Gita, en la que Krishna (representa la divinidad) le dice a Arjuna (representa el guerrero, el buscador espiritual): “Cualquier cosa que hagas, comas, ofrezcas en sacrificio, des en limosna o practiques austeridades, ¡Oh, hijo de Kunti! Hazlo como ofrenda a Mi…Quien ama no se pierde”. (BG, 9.27-31)



Licencia Creative Commons
LA CURACIÓN A TRAVÉS DE LA MACROBIÓTICA por AGNÈS EMMANUELLE PEREZ se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

Pinturas de Alex Grey