domingo, 25 de abril de 2010

¿CÓMO SE PUEDE CURAR LA ARROGANCIA?


¿Cómo se puede curar la arrogancia? Para curarla, uno/a la tiene que experimentar. Si alguien dice “yo no soy arrogante” está siendo arrogante, si alguien dice: “soy arrogante” no lo está siendo. Si intentas atacar o acusar una persona arrogante para hacerla cambiar, fracasarás. La mejor manera es simplemente dejarla que disfrute de su arrogancia hasta el límite. Esto le podría causar perder su vida, o la destrucción, o conocer una gran tragedia, o crearse enemigos/as. Esta es la mayor prueba. Cuando una madre, un maestro o una religión dicen: “no hagas esto, no hagas lo otro,” esto causa infelicidad y no soluciona nada. Los curas dicen “No…” 10 veces y sus mandamientos nunca han hecho a nadie más feliz ni han elevado a nadie. Debes conceder libertad incondicional a los/las demás; hay solo una cosa que debe de concederse de acuerdo con el Orden del Universo y ésta es la absoluta libertad a los/las demás. La exactitud, la eternidad y la perfección de las leyes del Infinito hacen que algunos/as superen la prueba y otros/as sen destruidos/as. Serán destruidos/as por su arrogancia sin la necesidad de que intervengas.

Michio Kushi. “The Order Of The Universe Booklet” - "Expanding Pathways" – Charlas de Michio Kushi en 1966.

¡Licencia de Creative Commons
Nutrición para la salud by Agnès Emmanuelle Pérez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

viernes, 23 de abril de 2010

ALIMENTACIÓN INFANTIL: ALMUERZOS SANOS PAR LLEVAR AL COLE


Para muchos padres las mañanas son un asunto complicado. Preparar y empaquetar un almuerzo sano y sabroso que no llegue al recreo aplastado por los libros en el fondo de la cartera es una tarea laboriosa.

Solo con unos pocos planes, las mañanas se convertirán en mucho más relajadas y los padres/madres podrán ir a su trabajo sabiendo que han dado a sus hijos/as un almuerzo satisfactorio y nutritivo.

De muchas maneras, los niños más pequeños son más fáciles de alimentar ya que no están tan influidos por sus amiguitos/as. Dar de comer a niños/as más mayores es un reto ya que éstos son muy conscientes de las apariencias antes sus semejantes.

Los niños/as quieren llevarse bien con sus compañeros/as y sacar del “Tupper” un bollito de arroz integral y unos trozos de brócoli escaldado no les ayudará a ello…Muchos/as de sus amigos/as se comprarán fuera el almuerzo o simplemente recurrirán a una bolsa de patatas fritas, bollería o chucherías. La idea que tiene un padre/madre de un buen almuerzo es bastante diferente de la que tiene su hijo/a.

A menudo los niños/as tomarán solo la chuchería, pedirán la comida basura de sus amigos o tratarán de sabotear las máquinas distribuidoras de este tipo de comida.

Es importante escuchar y hablar con los niños sobre comida sana y no ser demasiado estrictos/as. La clave está en asegurarnos de que comen suficiente variado en casa en sus menús cotidianos.

Cuando los/las niños/as tomen de manera regular comidas equilibradas conseguirán disfrutar de almuerzos más simples y los saborearán cada vez más.

Es más fácil dar un almuerzo nutritivo cuando planeamos con antelación nuestros menús e ideas. Intenta elaborar una gran selección de alternativas.

Asegúrate de comprar ciertos productos de buena calidad en la herboristería de tu localidad ya que en los supermercados no podrás encontrar muchos de ellos.

Aquí tienes algunas ideas que te ayudarán a crear un buen almuerzo:
• Recuerda que los niños/as desean comida sabrosa que se pueda comer rápidamente
• Recuerda que los padres/madres quieren un almuerzo que se pueda hacer rápidamente pero que sea a la vez nutritivo y sano.
• Planifica los almuerzos con antelación.
• El mayor problema al preparar “Tuppers” es que pueden ser demasiado repetitivos. Si no te organizas, acabarás llenándolos de papas o galletas todos los días.
• Adelanta faena la noche anterior para quitarte agobio por la mañana
• Comenta lo que tienes ideado preparar antes con tus hijos/as. Encuentra qué es lo que les gusta y compra alternativas sanas con las que se sientan bien.
• Ten en cuenta todo el día y no solo el almuerzo. Ofréceles un desayuno nutritivo. Haz un gran tazón con verduras para cuando vuelvan de la escuela. En la cena, saca una gran variedad de platos saludables.
• Incluye un cereal, verduras y fruta. El cereal puede ser también pan o pasta.
• En el almuerzo, incluye alimentos nutritivos, divertidos y fáciles de comer.
• Los niños/as pequeños/as necesitan una gran variedad de alimentos sanos que les aporten los diferentes nutrientes necesarios para un buen crecimiento. También pueden comer los que ha sobrado del medio-día para la cena, si les gusta.
• Los alimentos permanecerán más frescos y sabrosos si se empaquetan individualmente. El papel es más fácil de abrir que el film de plástico. Reutiliza envases de yogur, de paté, etc…para meter en ellos ensalada o fruta cortada.
• Asegúrate de que la comida permanece fresca usando una bebida congelada o un embalaje especial como un “Tupper” térmico. Los/as niños/as más mayores preferirán envolver sus almuerzos con bolsas de papel y coger un zumo frío para mantenerlos frescos.

• Utiliza alimentos ecológicos en la medida de lo posible. Esto crea una gran diferencia en la salud de tus hijos/as. La comida ecológica es especuialmente importante para los/as niños/as que son mucho más sensibles al efecto de los pesticidas. Los niños/as comen más cantidad de alimento, beben más agua y zumos y respiran más cantidad de aire que los /as adultos/as, y también asimilan más pesticidas en relación al tamaño y peso de sus cuerpos. Sus organismos en desarrollo los hacen más sensibles que los/as adultos/as a los tóxicos químicos y menos capaces de eliminar estas toxinas.
• Haz comida para que se diviertan. Utiliza mucho colorido en el menú y escríbeles mensajes divertidos o ponles pegatinas.
• Habla con sus profesores/as y pídeles que supervisen si están tomando cada día fruta fresca y verduras.
Buenas ideas para tentempiés y almuerzos sanos:

Los siguientes rellenos pueden utilizarse dentro de panes de buena calidad, preferiblemente ecológicos, de pitas o tortillas para hacer suculentos “wraps”.
Recuerda añadir una ración de fruta fresca.

1. Hummus con vegetales finamente cortados como apio, lechuga, pepinos, zanahoria rallada…puedes también añadir falafel recién hecho.
2. manteuilla de cacahuete y chucrut o mantequilla de cacahuete y rodajas finas de picles. Puedes también probar con puré de almendras.
3. Mantequilla de cacahuete y gelatina. Asegúrate de que ambos son naturales y sin azúcar añadido.

4. Hamburguesa vegetal con ketchup sin azúcar, lechuga y mostaza.
5. Sandwich de seitán frito con mostaza y chucrut.
6. Sandwich de tofu frito con mostaza, tahin y zanahoria rallada.
7. Tempeh frito con mostaza y picles.
8. Atún machacado con tahin, aceite de oliva, apio, zanahoria rallada, cebolla, shoyu y limón.
9. Sardinas machacadas con tahin aceite de oliva, apio, zanahoria rallada, cebolla, shoyu y limón.
10. Se puede añadir maíz fresco, guisantes u otros vegetales cocinados a las pitas o a los “wraps”
11. También se puede añadir mayonesa de tofu con lechuga y pepinos a las pitas o a los “wraps”.
12. Atún con mayonesa de soja.

También:
• Pasta, cus-cus, fideos o ensaladas de arroz integral con diferentes verduras, tempeh o tofu frito, semillas de sésamo tostadas y un aliño ligero.
• Galletas de arroz o de maíz.
• Muffins sin azúcar hechos en casa con harina de maíz, arándanos o manzana
• Tiras de zanahorias, apio y pepino con mantequilla de cacahuete o aliñados con vinagre de arroz, envueltos en paquetitos separados.
• Aceitunas
• Ensalada cruda variada con aliños como salsa de tofu con mantequilla de cacahuete y vinagre de umeboshi o aceite de oliva, sal y limón, o aceite de sésamo, vinagre de arroz , shoyu, zumo de naranja.
• Ensalada de fruta fresca con uvas, fresas, naranja, manzana, frambuesas, arándanos, melón...
• Trozos de sandía
• Rodajas de naranja
• Mandarinas
• Manzana
• Melocotones u otras frutas en su jugo sin azúcar(ecológicas)
• Puré de manzana
• Un paquetito de pasas
• Cookies caseras sin azúcar
• Barritas hechas con arroz inflado, melaza, sésamo, pasas…
• Semillas de girasol, calabaza o frutos secos tostados (evitar dar avellanas y almendras enteras a niños/as pequeños/as
• Palomitas de maíz biológicas hechas en casa
• “Corn flakes”
• Patatas fritas biológicas hechas con aceite de oliva
• “Minibricks” de zumo o de leche de arroz
• Gelatina de frutas (kanten)
• Natillas de amasake, zumo de frutas y fruta fresca


(Artículo traducido de la web de Melanie Waxman por Agnès Pérez con la autorización de la autora: http://www.celebrate4health.com/articles/celebrate-kids/healthy-school-lunches.html)

viernes, 9 de abril de 2010

LA PAZ ES EL ARTE DE EQUILIBRAR FUERZAS OPUESTAS

(Traducido del libro de M. Kushi: “One peaceful World”)

De entre todos los alimentos integrales, los granos de cereales integrales, salvajes o cultivados, son la forma más equilibrada de nutrición, y en cualquiera de sus diferentes variedades han constituido la base de la alimentación de la humanidad durante milenios, y hasta en nuestros tiempos modernos, han sido consumidos como comida principal en todo el mundo. Todas las civilizaciones previas a la era moderna actual reconocieron que los cereales integrales son el pilar o sostén de la vida, y que los diferentes tipos de granos, de cultivos, de estilos de cocción, y otras formas de preparar los alimentos dan lugar a la maravillosa diversidad y riqueza cultural humana y social. El arroz y el mijo fueron los alimentos principales del Este; el trigo, la avena y el centeno lo fueron en Europa; el trigo sarraceno, en Rusia y en el centro de Asia, el sorgo y el mijo en África, la cebada y el trigo en el Centro-Este; y el maíz en América.
La conexión entre los cereales integrales y la paz fue fundamental en las filosofías tradicionales. En el Lejano Este, el ideograma que representa la palabra “paz”-wa- está formado por los ideogramas “grano” y “boca”:

Nuestros antepasados sabían intuitivamente que una dieta basada en un predominio de granos y de vegetales creaba una mente pacífica y una sociedad pacífica. El Tao Te King, los tratados clásicos de Confucio, y las Upanishads, entre otros contienen esta sabiduría.
(…)
Las costumbres modernas se refieren habitualmente a la paz como una tregua entre conflictos bélicos. No obstante, en su origen, esta palabra tiene un significado mucho más amplio. La palabra inglesa “peace” proviene del latín “pax” y da significado a un acto de consentimiento entre dos opuestos. Asimismo, las palabras “pacto” y “compacto” derivan la misma raíz que “paz” y también significan “consentimiento”. La paz es un equilibrio dinámico entredos fuerzas opuestas semejantes.
La verdadera paz es una unión armoniosa de opuestos, no solo la simple cesación de conflictos. Es un estado activo y creativo en el que las diferencias individuales se unifican como parte de un todo más amplio.
En el Lejano Este, existió una comprensión dinámica de la paz en comparación con los tiempos actuales. La paz se concebía como un equilibrio entre el yin y el yang- las dos fuerzas antagónicas y complementarias que constituyen todos los fenómenos. Por ejemplo, en el libro de las mutaciones o I Ching. Hay un hexagrama para “paz”, T’ai, que combina trazos yin y yang en perfecta armonía.

Los comentarios de Confucio son:
PAZ: “los pequeños comienzos, los grandes acercamientos. Buena fortuna. Éxito”.
De este modo el cielo y la tierra se unen, y todos los seres participan de esta unión.
Los y las que se hallan más arriba y los y las que están más abajo se unen, y se convierten en una sola voluntad.
El principio luminoso (yang) se sitúa debajo de lo sombrío (yin). La fuerza está debajo y la devoción arriba; el ser superior está arriba y el inferior abajo".

El significado de paz (shalom) se ha descrito en la tradición Judeo-Cristiana en “The Interpreters’ dictionary of the Bible” como:
"El estado de integridad que poseen las personas o grupos, que tiene que ver con la salud, prosperidad, seguridad o con la integridad espiritual de los convenios. En el (Antiguo Testamento) no se hace una distinción particular entre estas categorías, la paz militar o económica es similar a la salud física o espiritual del individuo"
.
En un sentido más amplio, más universal, la paz y la salud son lo mismo. La paz y la felicidad son inseparables. La paz individual y la paz social son una. En un sentido más práctico, la paz se refiere no solo a conseguir el equilibrio entre EEUU y la Unión Soviética, entre árabes y judíos, entre hindues y musulmanes, entre irlandeses protestantes e irlandeses católicos, y entre otras partes opuestas. La paz atañe al equilibrio entre todos los aspectos de nuestras vidas cotidianas. Incluye equilibrar el frío del invierno con el calor del verano, equilibrar las horas de actividad durante el día con las horas de descanso por las noches y equilibrar la cantidad y la calidad de los alimentos y bebidas que consumimos cada día con los que consumimos durante las vacaciones, en fiestas y en otras ocasiones especiales. De hecho, cuanto más nos reflejamos en nuestra existencia, más nos damos cuenta de que la naturaleza de la cual somos una pequeña parte constituyente está hecha por numerosos opuestos. No solo estamos constantemente equilibrando estos factores opuestos, consciente o inconscientemente sino que estos factores están cambiando constantemente. Y esto crea eventualmente una dinámica de opuestos. El verano cambia al invierno, la juventud cambia a la madurez, la acción cambia al descanso, la montañas cambian a valles, la tierra cambia a los océanos, el día cambia a la noche, el odio cambia a amor, los ricos y poderosos declinan, los pobres y dóciles prosperan, la guerra cambia a paz, enemigos empedernidos se vuelven amigos, las civilizaciones tienen auges y caídas, las especies aparecen y desaparecen, la vida cambia por la muerte y nuevas vidas, la materia cambia a energía, el espacio cambia a tiempo, las galaxias aparecen y desaparecen.
Provenientes del Uno Infinito o Dios, yin y yang son las fuerzas eternas que gobiernan todos los fenómenos, visibles e invisibles, individuales o grupales, particulares y totales, pasados y futuros. Conocer los principios y las leyes del cambio es alcanzar el Árbol de la Vida, entrar en el Reino del Cielo, llegar a la Paz Perfecta. Cuando conocemos estos principios y leyes, todos los conceptos espirituales y religiosos, todas las ideas científicas y filosóficas y todos los esfuerzos individuales y sociales se unifican y se entienden como aspectos complementarios de un todo más amplio. Estas fuerzas y tendencias son una brújula que nos capacita para darnos cuenta del orden y de la armonía que existe a todos los niveles. Conociéndolas podemos cambiar la enfermedad en salud, la tristeza en alegría y la guerra en paz.



Licencia de Creative Commons
Nutrición para la salud by Agnès Emmanuelle Pérez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

martes, 6 de abril de 2010

SOBRE LA FELICIDAD (Por Georges Oshawa)


Buen humor: Un hombre en buena salud, feliz y libre será alegre y afectuoso en cualquier circunstancia. Es un hombre “sin penas y sin miedo”. Si la acumulación de dificultades os hace más feliz, con más coraje, sois un hombre sano y de buen humor.
Vuestro aspecto, vuestra voz, vuestra manera de andar e incluso vuestra cólera deben ser una distribución del reconocimiento a todos aquellos que os ven y os escuchan. Un pájaro que canta, una luciérnaga, mariposas que vuelan y brillan, una pequeña flor anónima, un perrito o un pez, pueden inspirar al hombre una poesía profunda, como los poemas de Tagore, por su alegría, su felicidad sana, su delicadeza, su energía, su vivacidad, su sabiduría instructiva.
¡Cuántas veces hemos enviado el vuelo libre del halcón en el azul infinito! Cada cosa y cada ser en la naturaleza nos infunden la profunda felicidad de vivir. Un trozo de piedra es una fuente de felicidad inmensa para el geólogo.
Las estrellas, el sol, las montañas, los ríos, los mares, los cielos infinitos son nuestros; ¿Cómo podríamos dejar de ser felices? Estamos alegres y de buen humor, como un niño al que se le da una caja de juegos; en el caso contrario, no estamos en buen humor.
¿Cuántos amigos íntimos tenéis? El número y la variedad de vuestros amigos constituyen el barómetro de vuestro comportamiento; vuestros padres, vuestros hermanos y hermanas, no son “amigos”. Un amigo es aquel que os aprecia, os ama y os admira en todo lo que hacéis y pensáis, que os ayuda a realizar a cualquier precio vuestro sueño, eso para siempre sin que se lo pidáis.
¿Cuántos tenéis? ¿Muy pocos? Entonces es que sois un enfermo o un triste delincuente. No tenéis bastante humor para hacer felices a vuestros semejantes. Si admitís que poseéis dos billones y medio de amigos, entonces podéis decir que tenéis amigos o que vosotros mismos podéis ser un amigo. Asimismo si consideráis el conjunto de la humanidad, vivos o muertos, como amigos vuestros, aún no es suficiente. Os hace falta amar y admirar cualquier cosa tan bien como cualquier ser, un grano de arena, una gota de agua de lluvia, una brizna de hierba.
Esto es el buen humor. El Dr. S. Martine dice: “Cada vez me he inclinado sobre la obra de la naturaleza, he amado y admirado siempre la simpatía de sus medios” (“Ensayos medicinales y observaciones”, Edinbourg 1747). Will Roger (autor americano) dice: “I have never met a man i couldn’t like” (No he encontrado jamás a un hombre al que no haya amado)
Sí no podéis hacer de vuestra mujer o de vuestros hijos “amigos”, es que estáis muy enfermos. Sí no sois absolutamente felices donde sea y en cualquier momento, es que estáis ciegos al mundo de la relatividad y al universo infinito y absoluto, que está lleno de maravillas.
Sí tenéis alguna mínima causa de queja, sea moral, mental, fisiológica o social, será mejor cerrar vuestra puerta, como un caracol de mar, para no dar placer más que a vosotros mismos y para ser comido por algún pescador perverso.
Si no tenéis muchos amigos, observad estrictamente las directivas preparatorias, tomad algunas cucharadas de café de “gomasio” (sésamo y sal) cada día, afín de neutralizar con el tiempo la acidez de vuestra sangre y cambiar en lo sucesivo el hombre “Tamasik” (yin) o “Rajasik” (yang) que sois en un “Satwik” (yin-yang en un buen equilibrio) de larga vida; lo constatareis con vuestro hijo en algunas semanas, si no es en algunos días.

Es muy raro encontrar en los tiempos que corren un hombre feliz (esto es extraño, pasa lo mismo con las mujeres) en la calle, en el despacho de correos o en las tiendas. Una buena mitad de nuestra sociedad está enferma: no la censuréis, ellos no saben cómo alcanzar la felicidad, aunque aspiran a ella con ardor. ¡No saben lo que hacen!
El hecho de estar alegre implica una distribución continua de alegría, un manantial profundo y universal de gratitud por el don de la libertad infinita, de la felicidad eterna y de la justicia absoluta que nos han sido dados desde el nacimiento, y que nos hacen vivir.
¡Repartid la felicidad, el buen humor y la sonrisa; una voz agradable, una simple palabra “gracias” en toda circunstancia, y tan a menudo como podáis!
La felicidad no es sólo una política concebida en occidente que se resume en “dar y tomar” sino que consiste en dar y dar al infinito. No perdéis nada.
¡Sois hijos e hijas del universo infinito quien crea y produce todo lo que os es necesario! Si tenéis miedo de perder vuestro dinero o vuestra propiedad practicando este principio de “dar y dar”, es que estáis enfermos, infelices, y que vuestro juicio supremo está totalmente o parcialmente obscurecido. No podéis ver este grandioso “Orden del Universo”.
La ceguera del juicio es más desesperante que la ceguera de la vista. Tenéis que curar lo más pronto posible.
Sí tenéis miedo de perder vuestro dinero o vuestros bienes, sois víctimas de amnesia. Habéis olvidado el origen de vuestra fortuna y de vuestro bienestar, el universo infinito.
Si dais a alguien una pequeña o una gran parte de vuestra fortuna, esto no está conforme a nuestro principio oriental: “Dar y dar y dar al infinito”, pues traducís el principio occidental de “dar y tomad” al lenguaje oriental. Es un camuflaje del espíritu de avidez de las teorías económicas de Mill o Adam Smith, que no son otra cosa que el instrumento destinado para justificar la colonización y la explotación por la fuerza de las religiones orientales.
El don oriental es un sacrificio, la expresión o la realización de uno mismo (la suprema capacidad de juicio, la libertad infinita, la felicidad eterna, la rectitud absoluta; sacrificar es dar la vida).
Hoy en día hay muchos hombres llamados asistentes sociales, una de las peores explotaciones occidentales. Ellos dan lo que han robado, que es el resultado de la explotación o de la mendicidad. ¡Qué astucia! ¡Dar lo que habéis recibido de los demás, no constituye en absoluto un sacrificio! Se trata de un transporte o de una transmisión, como los cuarenta ladrones de Alí-Babá.
La madre tierra se da ella misma, enteramente, y muere para alimentar la hierba. La hierba se da para los animales; el animal salvo el hombre, da su vida para embellecer el mundo, para volverlo interesante y maravilloso.
¿Porqué el hombre no se da? La tierra muere y se transforma en hierba, la hierba fecunda la tierra y alimenta a los animales, el animal da su vida para que el mundo sea vivo e interesante. El hombre a su vez debe morir para realizar el más maravilloso milagro de la libertad infinita, de la felicidad eterna, y de la justicia absoluta durante toda su vida.

Licencia de Creative Commons
Nutrición para la salud by Agnès Emmanuelle Pérez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.